Tomates y lupus

El lupus eritematoso sistémico, o lupus, es un desorden autoinmune que puede afectar a varias partes de tu cuerpo. Casi todas las personas con lupus experimentan algún tipo de dolor en las articulaciones o hinchazón. Aunque algunos expertos sugieren que evitar los alimentos del grupo verduras solanáceas, incluyendo los tomates, puede ayudar a reducir el dolor en las articulaciones, no hay ninguna evidencia científica para apoyar esta afirmación.

Identificación

El lupus es una enfermedad crónica en la cual tu sistema autoinmune comienza a atacar al tejido sano. Puede afectar a diversos órganos, incluyendo la piel, riñones, cerebro y pulmones. Muchas personas con lupus tienen dolor en las articulaciones, y algunos desarrollan artritis. Las articulaciones comúnmente afectadas son los dedos, las manos, las muñecas y las rodillas. Los síntomas comunes incluyen dolor en el pecho, malestar general, fatiga, fiebre, erupción cutánea y ganglios inflamados. Otros síntomas pueden depender de qué parte de tu cuerpo está afectando el lupus.

Tomates e inflamación

Las verduras solanáceas incluyen las berenjenas, papas blancas, pimientos (peppers) y tomates. El Dr. Norman F. Childers, autor de "Childers Diet That Stops Arthritis", fundó la Arthritis Nightshades Research Foundation en 1980. Ha indicado que éste tipo de verduras aumenta la inflamación en el cuerpo, causando un aumento en los síntomas de las personas con lupus. El Dr. Childers informó que experimentaba dolor en las rodillas después de comer verduras solanáceas. Cuando dejó de comer estos alimentos, el dolor desapareció. Sin embargo, ninguna investigación científica ha confirmado sus teorías.

Recomendaciones

La Lupus Foundation of America recomienda llevar un diario para controlar el consumo de alimentos y aumento de los síntomas. Si observas una correlación entre cierto alimento, como los tomates y los síntomas de lupus en múltiples ocasiones, considera eliminar ese alimento de tu dieta. Consumir una dieta saludable con granos, pescado y vegetales puede ayudar a reducir la inflamación en las articulaciones. Los pescados ricos en ácidos grasos omega-3 pueden ser especialmente importantes para las personas con lupus. Los ácidos grasos Omega-3 no sólo ayudan a reducir la inflamación sino también te protegen de enfermedades del corazón, que son más comunes en las personas con lupus.

Precauciones

Habla con tu médico si estás preocupado acerca de tu dieta y tienes lupus. Aunque la evidencia científica no sugiere que la dieta afecte al lupus, algunas personas son más sensibles a ciertos alimentos. El único alimento que las personas con lupus deben evitar es la alfalfa. El aminoácido L-canavanina, encontrado en la alfalfa, activa el sistema inmunológico y causa brotes de lupus. Tal vez también quieras reducir la ingesta de sodio y grasa para minimizar la retención de líquidos y el colesterol alto, posibles efectos secundarios de los corticoesteroides, que a menudo se prescriben para tratar el lupus.

Más galerías de fotos



Escrito por ireland wolfe | Traducido por mariana groning