El tomate, crudo o cocido, y el licopeno

Según el National Cancer Institute, uno de cada seis hombres estadounidenses desarrolla cáncer de próstata en su vida. En 1995, un estudio realizado por el Dr. Edward Giovannucci y colegas en la Harvard University encontró que los hombres que consumen tomates o productos de tomate desarrollaron menos cáncer de próstata. Desde entonces, los investigadores han tratado de identificar el componente en tomates que ofrece éste y otros beneficios.

Los nutrientes del tomate

Los tomates contienen cantidades significativas de vitamina E, fibra, polifenoles antioxidantes, potasio y ácido fólico. La mayoría de las investigaciones del cáncer de próstata y el tomate se centran en licopeno, el pigmento rojo de los tomates. El contenido de licopeno de los productos de tomate varía ampliamente dependiendo de la variedad, estado de madurez de las frutas y métodos de procesamiento, por lo que es difícil de hacer recomendaciones dietéticas.

El licopeno en los alimentos

De acuerdo con el U.S. Department of Agriculture Nutrient Database, 100 g de tomates crudos contiene aproximadamente 2573 mcg de licopeno; 100 g de pasta de tomate contiene 28.764 mcg de licopeno. Eso significa que la pasta de tomate contiene 10 veces más licopeno que los tomates crudos. Debido a que la mayoría de las investigaciones atribuyen las propiedades contra el cáncer al licopeno, la pasta de tomate parece ser la mejor fuente.

Concentración de licopeno

El mayor contenido de agua del tomate crudo reduce la concentración total de licopeno. Los tomates crudos contienen aproximadamente el 94,5 por ciento de su peso de agua, de acuerdo con la USDA Nutrient Database. El procesamiento de tomates para formar la pasta de tomate ocasiona la pérdida de agua, por lo que el licopeno pasa a estar más concentrado.

Estructura de licopeno

La estructura del licopeno determina la cantidad que el cuerpo puede absorber. Existen dos formas principales de licopeno: en línea recta (la forma "all-trans") y en cadena con pliegues (forma "cis-isómero"). El procesamiento de tomates para formar la pasta de tomate aumenta la cantidad de "cis-isómero". La estructura más pequeña del isómero "cis-isómero" permite una absorción más fácil en el intestino delgado en comparación con el licopeno "all-trans". Esto significa que cuando comes pasta de tomate, se acumula en el cuerpo más licopeno de forma retorcida, en comparación con el licopeno de forma recta.

Más galerías de fotos



Escrito por nikki ford | Traducido por anibal julian barbosa