Cómo tomarte una semana libre de tu entrenamiento

Tomarte una semana libre de cualquier tipo de actividad intensa o entrenamiento puede ayudarte a desempeñarte mejor a la larga. Una semana entera es básicamente vacaciones para tu cuerpo. Al igual que una semana libre de tu trabajo puede ayudar a tu mente a recuperarse y descansar, si te tomas ese tiempo libre del gimnasio puedes ayudar a tus músculos. Aunque, tomarse una semana no es algo que se hace aleatoriamente, el momento apropiado y tu comportamiento durante esa semana también son clave.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Calendario

Instrucciones

  1. Organiza tu semana libre. Registra en un calendario cuántas semanas has estado entrenando y cómo estás progresando. Si estás haciendo físicoculturismo intenso organiza semanas libres regularmente cada ocho o 10 semanas. Si tienes mesetas en tus entrenamientos, planea tomarte una semana libre en ese momento. Mantén un registro de tu progreso y tómate una semana libre cuando vuelvas a encontrarte en una meseta.

  2. Continúa comiendo de manera apropiada. Esto te ayudará a mantener tu nivel de estado físico proveyéndote con el combustible y la nutrición que tu cuerpo necesita.

  3. Involúcrate en algún tipo de actividad más ligera, especialmente si normalmente haces entrenamientos intensos. Como el físicoculturista Russell Yeager escribe en Body Building.com, el punto de tomarse una semana libre es recuperarse de la actividad intensa, no acostarse en la casa y "ser un vago".

  4. La primera semana después del descanso, tómalo con calma. Yeager indica que el entrena a alrededor del 75% de su nivel normal.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne s. wiley | Traducido por ana grasso