¿Tomar vitaminas afecta tu hígado?

Al igual que con los medicamentos, tomar altas dosis de ciertas vitaminas puede poner tensión en el hígado e incluso causar daños en él. Algunas vitaminas, como la B-3, son especialmente duras con el hígado, de manera que el médico puede recomendar pruebas periódicas de la función hepática durante la terapia de la vitamina. Debido al riesgo de daño al hígado y otros efectos secundarios perjudiciales, es importante obtener la aprobación de tu médico antes de tomar suplementos vitamínicos.

Vitaminas liposolubles

Las vitaminas liposolubles, como las vitaminas A, E, D y K, se almacenan en el hígado y tejidos grasos del cuerpo. Dado que las cantidades en exceso de estas vitaminas no se eliminan rápidamente del cuerpo, como sí lo hacen las vitaminas hidrosolubles como la vitamina C, las vitaminas liposolubles se pueden acumular en el hígado y causar problemas de salud si se consumen en exceso. De acuerdo con la Colorado State University, el consumo excesivo de vitamina A puede causar el agrandamiento del hígado y las dosis altas de vitaminas K y D pueden causar daños en el hígado y toxicidad.

Vitaminas B

Ciertas vitaminas del complejo B también afectan al hígado. A diferencia de otras vitaminas solubles en agua, el hígado puede almacenar B-12 durante varios años para un uso posterior. Las vitaminas del complejo B, en general, también son necesarias para mantener la salud general del hígado. Sin embargo, al igual que las vitaminas liposolubles, ciertas vitaminas del complejo B pueden causarle daño al órgano si se consumen en exceso. En concreto, la vitamina B-3 o niacina, puede causar daños en el hígado en dosis altas y las preparaciones de liberación prolongada tienen más probabilidades de causar daño que la niacina regular, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center.

Vitaminas y enfermedades del hígado

Las personas con enfermedad hepática pueden requerir la administración de suplementos de vitamina, ya que los daños en el hígado pueden afectar la capacidad del cuerpo de absorber ciertas vitaminas. Por ejemplo, la enfermedad de hígado puede inhibir la absorción de las vitaminas B-12 y B-1, causando deficiencias de estos nutrientes y necesitando la administración de suplementos a largo plazo y en dosis altas. También hay alguna evidencia de que ciertas vitaminas pueden ayudar a tratar la enfermedad hepática. Un estudio publicado en "The New England Journal of Medicine" en mayo del 2010 indica que las dosis de vitamina E diarias de 800 UI pueden mejorar los síntomas de la esteatohepatitis no alcohólica o enfermedad de hígado graso.

Recomendaciones

Comer una amplia variedad de alimentos saludables es la mejor manera de obtener todas las vitaminas que necesitas, según MedlinePlus. A diferencia de los suplementos vitamínicos, los alimentos generalmente no contienen vitaminas en cantidades suficientemente altas como para representar un riesgo de salud, como daños en el hígado. Sin embargo, si estás embarazada, tienes una ingesta alimentaria insuficiente de ciertas vitaminas, o tienes una condición médica, como enfermedad del hígado, que inhibe la absorción de vitaminas, es posible que necesites tomar suplementos de vitaminas según lo prescrito o recomendado por tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon george | Traducido por mariana nonino