Cómo tomar la temperatura rectal de un bebé

Escrito por jill leviticus | Traducido por mayra cabrera
Tomar la temperatura de tu bebé de forma rectal proporciona los resultados más exactos.

Tomar la temperatura rectal de tu bebé puede parecer un poco intimidante al principio, si eres un padre primerizo, pero el método rectal proporciona los resultados más fiables y precisos para niños muy pequeños, de acuerdo con el sitio web de BabyCenter. Tomar la temperatura de tu hijo se puede lograr rápidamente usando un termómetro digital. Los termómetros digitales proporcionan resultados más rápidos que los viejos termómetros de vidrio y muestran claramente la temperatura rectal de tu bebé, por lo que es prácticamente imposible de malinterpretar los resultados.

Aplica una cantidad pequeña de vaselina en la punta del termómetro digital y enciéndelo.

Coloca a tu bebé con su cara hacia abajo o sobre una superficie sólida. Asegúrate de que pueda respirar con facilidad mientras está en esta posición.

Suavemente separa las nalgas de tu niño e inserta el extremo del termómetro aproximadamente de 1/2 a 1 pulgada en el recto. Babycenter recomienda elegir un termómetro digital con una punta más ancha y flexible para evitar insertar de manera accidental demasiado adentro del recto el termómetro.

Sostén el termómetro en su lugar con una mano. Usa la otra mano para mantener inmóvil a tu hijo. Pide a otra persona que te ayude a distraer a tu hijo si se retuerce cuando estás tomando la temperatura. Pídele que utilice un pequeño juguete o sonajero para entretener a tu bebé o le hable en voz baja, mientras tomas la temperatura.

Retira el termómetro después de escuchar los pitidos de que la temperatura ha sido registrada. Anota el número que ves en la pantalla.

Limpia la punta del termómetro con alcohol o agua jabonosa, seguido por un lavado con agua fría. Retira cualquier rastro de vaselina en las nalgas de tu hijo con una toallita o un paño húmedo.

Consejo

Revisa el termómetro antes de colocarlo en el recto de tu hijo para asegurarte de que se puede utilizar por vía rectal. No utilices termómetros de oído u otros termómetros no destinados para uso rectal en el recto de tu hijo.

Si utilizas termómetros rectales y orales para tomar la temperatura de algún miembro de la familia, asegúrate de mantener estos termómetros separados para evitar confusiones. MayoClinic.como recomienda colocar etiquetas en los termómetros para identificar fácilmente el termómetro correcto.

Advertencias

American Academy of Pediatrics advierte contra el uso de termómetros de vidrio debido a que contienen mercurio. Si el termómetro se rompiera, tu hijo podría inhalar los vapores tóxicos del mercurio.