Cómo tomar suplementos de hierro para la pérdida del cabello

La deficiencia de hierro puede causar adelgazamiento del cabello, pero también otras enfermedades y condiciones pueden instigar a la pérdida del cabello. Los cambios hormonales, trastornos de la tiroides, la herencia, la diabetes, el lupus, la ingesta inadecuada de proteínas, la tintura y ciertos medicamentos pueden llevar a un derramamiento notable, según el Mayo clinic.com. Para confirmar si tienes un nivel bajo de hierro, tu médico debe ordenar un análisis de sangre para comprobar las concentraciones de ferritina, hemoglobina y hematocritos. Hasta que no consultes con tu médico y recibas un diagnóstico de anemia por deficiencia de hierro, no tomes suplementos de hierro de venta libre. Los suplementos en exceso pueden conducir a daños en los tejidos, fibrosis y un mayor riesgo de cáncer colorrectal, de acuerdo con la edición de mayo de 2006 de la "Journal of the American Academy of Dermatology.”

Nivel de dificultad:
Fácil

Instrucciones

  1. Trata la anemia por deficiencia de hierro, con 300 mg de sulfato ferroso dos veces al día, o sigue la dosis recomendada por tu médico. Debido a que las cápsulas no son de hierro puro, cada dosis de 300 mg de sulfato ferroso contiene sólo 60 mg de hierro elemental. Los Centers for Disease Control and Prevention recomiendan de 60 a 120 mg de hierro elemental por día para las mujeres y adolescentes con anemia por deficiencia de hierro, incluidas las mujeres embarazadas, hasta que se cubran las reservas de hierro. Los médicos prescriben dosis más bajas para lactantes y niños, y rara vez se recomiendan suplementos de hierro para los hombres adultos y mujeres postmenopáusicas.

  2. Solicita una recomendación alternativa de tu médico si los efectos secundarios del sulfato ferroso son insoportables. Debido a que los compuestos de hierro a base de sal a veces causan molestias gastrointestinales, estreñimiento y vómitos, otras fórmulas de liberación prolongada o suplementos líquidos pueden funcionar mejor para ti.

  3. Consulta tu proveedor de atención médica para volver a evaluar tu nivel de hierro después de cuatro semanas de seguir el régimen de suplementos. Si tu concentración de hemoglobina ha mejorado, tu médico probablemente te recomendará continuar el tratamiento durante un máximo de seis meses.

  4. Controla tu concentración de hierro sobre una base anual, si has sido diagnosticado con anemia por deficiencia de hierro. Las mujeres en edad de tener hijos están en mayor riesgo de tener que volver a hacer un tratamiento. Para promover el crecimiento del cabello, la Cleveland Clinic Foundation sugiere que los pacientes mantengan una concentración de ferritina de al menos 70 ng/mL.

  5. Puedes prevenir la deficiencia de hierro consumiendo la cantidad recomendada de hierro a partir de fuentes de alimentos. Un tazón de cereal fortificado con hierro puede proporcionar hasta 18 mg de hierro. Otros alimentos ricos en hierro son las espinacas, judías, lentejas, soja, hígado de pollo, carne de res magra y las ostras. Los niños, adolescentes y hombres necesitan 10 mg de hierro por día, mientras que las niñas y mujeres adolescentes requieren de 10 a 15 mg por día. Las mujeres embarazadas necesitan 30 mg de hierro por día y deben tomar suplementos prenatales que contienen hierro con la orientación de sus médicos. Los vegetarianos de todas las edades deben aspirar a 1,8 veces más hierro que la cantidad diaria recomendada, ya que el hierro de las fuentes vegetales entra en el torrente sanguíneo a un ritmo menor.

Consejos y advertencias

  • Si eres un atleta competitivo, puede ser necesario hasta un 30 por ciento más de hierro que la población general. Los corredores de larga distancia, las mujeres atléticas y los vegetarianos deben prestar mucha atención a su concentración de hemoglobina, de acuerdo con la U.S. Office of Dietary Supplements.
  • Bebe jugo de naranja o toma vitamina C con tu suplemento de hierro para aumentar la velocidad de absorción.
  • El calcio, el té y el café reducen la tasa de absorción de hierro. Evita el consumo de productos lácteos, té, café, antiácidos y suplementos de calcio durante las dos horas luego de la ingestión de suplementos de hierro.

Más galerías de fotos



Escrito por jill arens | Traducido por mariana nonino