¿Puedo tomar probióticos si estoy embarazada?

El intestino humano es el hogar de miles de millones de microorganismos que ayudan a regular la digestión, el sistema inmunológico y otros aspectos cruciales de la salud humana. Durante el embarazo, la composición y el equilibrio de los microorganismos en el intestino, también llamados flora intestinal, desempeñan un papel importante para mantener el metabolismo y la salud inmunológica y contribuir a un ambiente saludable en el intestino de un bebé recién nacido, según un estudio publicado en mayo de 2011 en el "American Journal of Clinical Nutrition".

Salud materna

Una serie de estudios relacionan la flora intestinal sana durante el embarazo con la mejora de la salud materna. De acuerdo con un estudio publicado en el "Journal of Maternal-Fetal and Neonatal Medicine" en mayo de 2013, tomar suplementos probióticos durante el embarazo reduce significativamente la aparición de diabetes gestacional, disminuye la glucosa en ayunas y disminuye el riesgo de padecer preeclampsia. También se demostró que aumentar de peso era menor entre las mujeres embarazadas que tomaron suplementos de probióticos en comparación con aquellas que no lo hicieron. Estos resultados pueden deberse a que los probióticos ayudan al cuerpo a asimilar los nutrientes, convertir los alimentos en energía y manejar factores como la resistencia a la insulina. La suplementación con probióticos durante el embarazo también puede prevenir complicaciones como el parto prematuro.

Salud infantil

La investigación científica también muestra que la suplementación con probióticos durante el embarazo mejora la salud de los bebés: por lo menos para los que nacen por vía vaginal y son amamantados. El intestino del bebé básicamente es estéril hasta que se coloniza con bacterias que se encuentran en el canal del parto y la leche materna, según un artículo "American Journal of Clinical Nutrition" en febrero de 2011. Los probióticos durante el embarazo mejoran la flora intestinal de la madre, que a su vez ayuda al sistema inmunológico saludable y a la flora intestinal del bebé. Un meta análisis publicado en mayo de 2012 en "Epidemiology", reveló que los suplementos con probióticos durante el embarazo y después del nacimiento reducen la tasa de dermatitis atópica, también llamada eczema, y otros fenómenos alérgicos. Los lactantes cuyas madres toman probióticos durante el embarazo también tienen menores tasas de diarrea, cólicos y estreñimiento entre las edades de 2 y 6 meses.

Suplementos y fuentes de alimentos

Muchos suplementos probióticos se encuentran en el mercado, con diferentes cantidades y tipos de cepas. Habla con tu médico para encontrar un suplemento probiótico de alta calidad que sea adecuado para tu cuerpo. Los alimentos también son una fuente de probióticos. Los alimentos cultivados incluyen chucrut, kimchi, kombucha, natto, miso, pepinillos tradicionales, kéfir y yogur. Incluir alimentos cultivados sin pasteurizar en tu dieta durante el embarazo, junto con suplementos probióticos, ayuda a mantener una flora intestinal saludable.

Consejos rápidos

De vez en cuando, empezar un protocolo de probióticos puede provocar gases, hinchazón o erupciones en la piel, que suelen ser una señal que indica que los microorganismos saludables están recolonizando el intestino, por lo que no tienes nada de qué preocuparte. Si los efectos secundarios o los síntomas duran más de dos semanas, consulta a tu médico. De acuerdo con University of Maryland Medical Center, los probióticos pueden causar una reacción alérgica ocasionalmente: llama a tu médico de inmediato si sientes picazón, hinchazón o dificultad para respirar y deja de utilizarlos.

Más galerías de fotos



Escrito por amy myszko | Traducido por mayra cabrera