Cómo tomar un baño con sales de Epsom

Los beneficios para la salud de las sales de Epsom se remontan a su descubrimiento en el pueblo inglés de Epsom, en tiempos de Shakespeare. Esta sal es una combinación química de magnesio y sulfatos, dos minerales que la mayoría de personas tienen en cantidades muy escasas, de acuerdo a Planet Green de Discovery Channel. Un baño con sales de Epsom puede reducir la hinchazón, aliviar el dolor muscular y articular, ayudar a tu sistema circulatorio a funcionar más efectivamente, según el Epsom Salt Council.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Dos tazas de sales de Epsom

Instrucciones

    En el baño

  1. Llena una bañera con agua tibia. El agua debe estar tibia, pero no demasiado caliente.

  2. Añade dos tazas de sales de Epsom al agua del grifo. Si tienes una bañera de tamaño muy grande o una tina de jardín, duplica la cantidad de sales a cuatro tazas.

  3. Sumérgete en el baño de sales por lo menos 12 minutos e idealmente entre 15 y 20 minutos, tres veces a la semana, para maximizar los beneficios.

    En un baño de pies

  1. Llena un baño de pies con agua tibia, de modo que tenga la profundidad suficiente para cubrir por completo tus pies.

  2. Añade una taza de sales de Epsom al agua tibia, usando tus manos para mezclarlas.

  3. Sumerge tus pies en el agua tibia por un tiempo de 12 a 15 minutos.

  4. Repite tres veces a la semana o siempre que sea necesario.

Consejos y advertencias

  • Mezcla una cucharada o dos de aceites esenciales o hierbas secas con tus sales de Epsom antes de añadirlas al agua, para dar un toque de fragancia. Prueba con lavanda o romero secos, o aceite de menta o eucalipto.
  • Si deseas añadir sales de Epsom a un jacuzzi o tina de hidromasaje, consulta primero con el fabricante.
  • Si estás embarazada, tienes alguna enfermedad crónica o algún otro problema de salud, consulta con un médico antes de tomar un baño con sales de Epsom.

Más galerías de fotos



Escrito por holly l. roberts | Traducido por pau epel