Tomando Advil antes de correr

Advil, el nombre comercial del compuesto ibuprofeno, es uno de muchos medicamentos populares de mostrador en la clase de medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos (NSAID por sus iniciales en inglés Non-Steroidal Anti-Inflammatory Drugs). Los corredores hacen un amplio uso de los NSAID debido a la alta incidencia de lesiones y el dolor de carácter inflamatorio que ellos experimentan. Si bien Advil es muy eficaz para el tratamiento de una variedad de lesiones por correr, al igual que todos los medicamentos conlleva el riesgo de efectos secundarios graves, y la suplementación profiláctica parece exagerarlos.

Farmacología

Advil, como otro NSAID, ejerce efectos antiinflamatorios reduciendo la producción de sustancias pro-inflamatorias llamadas prostaglandinas. Esto se hace inhibiendo la ciclooxigenasa, una enzima clave en la ruta sintética de prostaglandinas. Además de reducir la inflamación, el ibuprofeno reduce el dolor y la fiebre. Es uno de los pilares en el tratamiento de la artritis reumatoide. En dosis habituales, es menos tóxico para el hígado que otros analgésicos de venta libre, como Tylenol y aspirinas. Las personas que toman Advil para condiciones crónicas suelen notar una disminución de la eficacia después de seis o más meses de terapia con medicamentos.

Sitios comunes de inflamación

La inflamación en los corredores normalmente se localiza en los músculos, especialmente los de las pantorrillas, isquiotibiales, cuádriceps, espinillas y caderas. La gravedad de la inflamación puede ser proporcional a la distancia de la carrera. Por lo tanto, los corredores que participan en las carreras de maratón y ultra maratones de 26,2 millas (42 kilómetros), como la Western States 100-Miler en California, se caracterizan por suplementación de Advil previa al evento. El esfuerzo de impacto repetitivo de correr, especialmente en terreno montañoso, es responsable de la mayoría del daño muscular y la inflamación posterior. Durante suficientemente largas distancias y en cursos especialmente agotadoros, los tendones y los ligamentos también pueden inflamarse.

Efectos de uso profiláctico

A pesar de la popularidad del uso previo a la carrera de Advil, la evidencia de varios estudios de investigación sugiere que hay poco o ningún beneficio en esta práctica. Un estudio publicado en la edición de noviembre 2006 de la revista "Brain, Behavior, and Immunity" examinó a los participantes en una carrera de 100 millas (160 kilómetros), y los investigadores encontraron que no había diferencia en los niveles de dolor y la inflamación entre los que tomaron Advil antes del evento y aquellos que no lo hicieron. Además, no hubo diferencia en los niveles de percepción de dolor y el esfuerzo durante la carrera entre los dos grupos.

Peligros

La investigación apunta fuertemente a la conclusión de que el uso de Advil antes de correr no sólo es ineficaz, sino también peligroso. Las prostaglandinas aumentan el flujo de sangre a los riñones, por lo que la inhibición de su producción puede predisponer a los corredores a tener insuficiencia renal, especialmente en eventos de larga duración, donde la deshidratación es un problema. Todos los NSAID pueden dañar la mucosa del estómago y causar úlceras y hemorragias en el tracto gastrointestinal. Usar Advil antes de correr también puede conducir a la endotoxemia, la filtración de bacterias desde el colon al torrente sanguíneo. En general, los profesionales de la salud no recomiendan el uso de Advil antes de correr.

Más galerías de fotos



Escrito por l. t. davidson | Traducido por daniela laura arjones