Tipos de trastornos de conducta en niños

Los niños pueden mostrar varios tipos de conductas y muchas de estas se pueden considerar normales. Por ejemplo, un niño que se siente enfermo puede estar irritable y egocéntrico. Sin embargo, si ese niño muestra de forma rutinaria varios tipos de conducta que pueden dañarlo a él o a otros, quizás tenga un trastorno de comportamiento. Estos trastornos se pueden tratar. Toda la familia deberá participar activamente en la terapia para ayudar al niño afectado.

Indicadores del problema

Cuando un niño amenaza con dañarse a sí mismo o a otro, miente, roba, daña las pertenencias de otra persona, daña a las mascotas, se involucra en una actividad sexual temprana, fuma, toma alcohol o drogas, o si no le está yendo bien en la escuela, puede estar sufriendo de un trastorno de comportamiento, según el sitio web de salud Better Medicine. Los padres y otros cuidadores deberán buscar patrones de agresión crónicos, hostilidad y rebeldía. Los trastornos de conducta del niño pueden causar trastornos en la casa, en la clase e incluso en el lugar de trabajo ya que los padres lidian con contener los problemas. Finalmente, las relaciones familiares se verán afectadas ya que los hermanos y padres deberán lidiar con el niño.

Trastorno de conducta

El niño con trastorno de conducta no se preocupa ni está interesado por los derechos y sentimientos de los demás. Cuando están en su casa o en su escuela, estos niños violan los derechos físicos y emocionales de otros niños, hermanos, padres, profesores y otros cuidadores. Este niño es impulsivo, actúa fuera de sus sentimientos de formas peligrosas. Por ejemplo, si se siente mal al ser castigado, puede tomar una caja de cerillas y prender fuego algún elemento, ya sea dentro o fuera de la casa. También puede actuar de forma agresiva para con otros, abandonar la escuela, mentir, robar y hacer daño en la propiedad de otros.

Esquizofrenia

Los niños pueden desarrollar esquizofrenia. Los síntomas de conducta de esta enfermedad incluyen abandonar a los amigos y la familia, y una incapacidad para experimentar placer. Otros síntomas pueden incluir alucinaciones y pérdida de contacto con la realidad, delirios y trastornos del pensamiento.

Trastornos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad se pueden manifestar en varias actitudes. Los miedos, inquietud y el pánico que los niños con trastornos de ansiedad experimentan pueden ser vistos como "excesivos" por parte de los padres, maestros, cuidadores y hermanos. Algunos trastornos de ansiedad incluyen el trastorno obsesivo compulsivo, las fobias, donde el niño tiene un miedo irracional a una situación u objeto, el trastorno de página, que desencadena ataques de pánico y el trastorno de estrés post traumático. Los niños que sufren del trastorno de ansiedad pueden aprender a manejar sus miedos y síntomas a través de la medicación, la terapia y participando en actividades que les den placer.

Déficit de atención/Trastorno de hiperactividad

El déficit de atención/trastorno de hiperactividad es un trastorno de la conducta que puede afectar a los niños. El niño que lo padece no puede concentrar su atención por mucho tiempo, se distrae fácilmente y es impulsivo, actuando según sus sentimientos e ideas sin pensar en las consecuencias. Otras manifestaciones de la conducta incluyen la dificultar de esperar turnos y estar sentado, y tardar mucho tiempo para quedarse tiempo en las situación de clase.

Trastorno bipolar

Los niños pueden desarrollar el trastorno bipolar. El niño que tiene esta afección experimenta grandes cambios de humor, pasando de tranquilidad extrema a excitación extrema (depresión a manía). Estos niños pueden experimentar períodos de calma y humor moderado entre los dos extremos del espectro. En cuanto a la conducta, un niño que experimenta un episodio maníaco puede moverse o hablar sin parar y puede necesitar muy poco descanso. También puede mostrar un juicio peor de lo que normalmente ejercita.

Tratar trastornos de conducta en la niñez

Los niños diagnosticados con trastornos de conducta tienen que someterse a algún tipo de terapia; los mejores resultados se observan en familias donde los padres también participan en la terapia. Cuando los padres solicitan y reciben una guía, el niño con un trastorno de conducta recibirá el mayor beneficio. Un psiquiatra puede prescribir medicación, psicoterapia y terapia familiar.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por aldana avale