Tipos de suplementos de hierro

El hierro es un metal esencial para el funcionamiento del cuerpo humano. El hierro suplementario debe tomarse cuando la dieta por sí sola no proporciona una cantidad adecuada de este metal. Si tu doctor determina que tienes anemia por deficiencia de hierro es probable que te prescriba un suplemento oral. Existen varias formas de suplementos de hierro y es importante para tu salud que comprendas las diferentes formas y qué tipos se absorben mejor.

Hierro ferroso

Existen dos tipos de hierro que pueden prescribirse: el férrico y el ferroso. El segundo es absorbido mejor por el organismo en comparación con el primero. Por esta razón, la mayoría de los suplementos de hierro contienen el tipo ferroso. Por lo general se prescriben tres tipos de hierro ferroso: el sulfato ferroso, fumarato ferroso y gluconato ferroso. Estos suplementos están disponibles en muchas formas, incluyendo tabletas, cápsulas, líquidos, gotas y de liberación prolongada.

Hierro férrico

Ya que el hierro férrico no se absorbe tan bien como el hierro ferroso, este no se prescribe tan a menudo. Además, los estudios han demostrado que el hierro ferroso es tolerado mejor por los pacientes que el hierro férrico. Debido a que el tracto gastrointestinal tiene menos habilidad para reducir el hierro férrico a su forma ferrosa, existe una probabilidad reducida de sufrir una intoxicación con el citrato de hierro, que es la forma más comúnmente usada del hierro férrico.

Dosis de suplemento de hierro

Las tres formas del hierro ferroso común vienen en dosis de 325 miligramos, y cada una contiene una cantidad diferente que tu cuerpo puede usar. Esta cantidad es llamada "hierro elemental". Al elegir tu suplemento de hierro revisa el contenido de hierro elemental en vez del tamaño de la tableta. La cantidad de hierro que requieres variará dependiendo de la gravedad de tu anemia, pero los adultos generalmente necesitan de 60 a 200 miligramos de hierro elemental diariamente para remediar la deficiencia conocida como anemia. Ya que la cantidad de hierro absorbida disminuye a medida que la dosis incrementa, tomar de 2 a 3 dosis espaciadas equitativamente al día es generalmente recomendado.

Usa el hierro con precaución

Si se toman en dosis grandes, los suplementos de hierro pueden causar una malestar estomacal severo. Comienza con media dosis e incrementa gradualmente hasta que llegues a la dosis recomendada. Además, ya que una cantidad muy pequeña de hierro es excretada del cuerpo, existe una alta posibilidad de sufrir intoxicación si los suplementos de este metal se usan incorrectamente. Han ocurrido muertes en niños que han tomado 200 miligramos de hierro. Tu doctor puede prescribirte una dosis que exceda el nivel superior de consumo tolerable para tratar la anemia. Por esta razón es muy importante tomar suplementos de hierro sin importar su tipo exactamente como se te indique.

Más galerías de fotos



Escrito por derek helderman | Traducido por juliana star