Tipos de respuestas a los conflictos

Un determinado conflicto o desacuerdo es normal y sano dentro de las relaciones y en el trabajo. Existen varias razones para los conflictos, como valores diferentes, ideas, percepciones, deseos y experiencias. Las respuestas a un conflicto determinan si el desacuerdo aumentará y provocará molestias y adversidades. Los estudiosos del comportamiento, Ralph Kilmann y Kenneth Thomas, desarrollaron el modelo de conflicto Thomas-Kilmann, que identifica cinco respuestas a los conflictos.

Competencia

Si te vales de la agresión, intimidación y confrontación para ganar una discusión o tomar ventaja durante un desacuerdo, respondes competitivamente al conflicto. En vez de centrarte o entender las ideas, pensamientos y preocupaciones de los demás, te concentras en salir victorioso del conflicto sin comprometer tu posición. Esta respuesta no toma en cuenta la razón del desacuerdo, sino que enfatiza la resultado.

Adaptación

Cuando te adaptas a la otra persona durante el conflicto, das prioridad a sus sentimientos y necesidades a costa de los tuyos. Si aceptas tu derrota apropiadamente en el conflicto, con esta reacción no se dañan las relaciones ni los sentimientos. Decirle a la otra persona que tiene la razón y aceptar la responsabilidad del problema, porque no quieres dañar la relación hablando de tus sentimientos y porque temes trabajar hacia una decisión colectiva, y entendimiento mutuo significa que el conflicto puede terminar sin una verdadera resolución. En vez de centrarte en la causa del problema, te centras en complacer a la otra persona y hacerla feliz disminuyendo sus sentimientos negativos sobre el conflicto.

Rechazo

El rechazo apropiado ocurre cuando necesitas más tiempo para pensar sobre el conflicto y cómo te gustaría manejarlo, o cuando necesitas más tiempo para procesar tus pensamientos y emociones. El rechazo no sano implica salirse del problema con la esperanza de que se resuelva por sí mismo sin ninguna intervención o discusión.

Compromiso

El compromiso requiere que ambas partes se involucren en un intercambio para ceder. Valorar la relación y mantenerla intacta es un aspecto importante de este tipo de respuesta. En vez de centrarte en ser el ganador, negocias con la otra persona para encontrar un término medio imparcial, con el cual ambos sientan que han cedido en algunas de sus necesidades o pensamientos para adaptarse a los deseos de la otra persona.

Colaboración

Responder a un conflicto colaborando significa que te centras en entender la raíz del problema, los sentimientos y causas detrás del mismo, tu punto de vista e ideas, y las razones de la otra persona. La creatividad y la solución de un problema son los elementos claves en este enfoque del conflicto. Una respuesta colaborativa se concentra no en ganar, sino en el respeto mutuo y el trabajo conjunto para superar el conflicto.

Más galerías de fotos



Escrito por judy bruen | Traducido por diana i. almeida