Tipos de prueba de ejercicio cardiaco

Las pruebas de ejercicio cardiaco ayudan a crear una base de programas de ejercicios y a diagnosticar ciertas condiciones. La American College of Sports Medicine define el ejercicio cardiaco como la habilidad de realizar ejercicio de alargamiento muscular, dinámico de intensidad moderada a alta durante largos periodos de tiempo. Los niveles más altos de ejercicio cardiaco están asociados a bajo riesgo de muerte prematura por enfermedad cardiovascular. Cada prueba se usa para predecir la máxima absorción de oxígeno que es un indicador de la capacidad funcional cardiaca.

Prueba de campo

Las pruebas de campo se realizan a una persona caminando o corriendo a una distancia específica durante un periodo de tiempo. Mucha gente puede participar y sólo es necesario un equipo mínimo. Durante una prueba física de 1 milla una persona debe caminar tan rápido como pueda y durante el último minuto se medirá su ritmo cardiaco. En cambio, una caminata que dura seis minutos está dirigida por poblaciones clínicas. Las desventajas de las pruebas de campo es que no se monitorean y dependen del nivel de motivación de la persona.

Pruebas submáxima y máxima

Usadas a menudo para propósitos de diagnóstico, estas pruebas pueden clasificar a una persona de acuerdo con su nivel físico. Los fisiólogos del ejercicio realizan estas pruebas en distintas etapas y los participantes son monitoreados usando electrocardiogramas, midiendo la presión sanguínea y el ritmo cardiaco. Las pruebas con bicicleta fija son económicas y no necesitan de un peso específico. Las pruebas con caminadora son una forma común de movimiento y la velocidad se puede ajustar con base en el nivel de ejercicio de la persona. Las pruebas de escalón requieren de un equipo mínimo o no lo requieren y por lo general son las que menos duran.

VO2 Max

La absorción máxima de oxígeno o VO2 Max se usa para interpretar los resultados en pruebas cardiacas físicas. El resultado mostrará la capacidad de funcionamiento del corazón, los pulmones y los músculos durante el ejercicio y las actividades diarias. Una persona que no realiza acividad física con regularidad puede tener un nivel promedio de VO2 Max de 35. Una persona con una actividad física alta como un atleta de alto rendimiento puede tener un VO2 Max de 60 o mayor. El ejercicio regular mejora tu VO2 max, lo que hace que tu cuerpo sea más eficiente.

No te saltes el ritmo

Una forma rápida de medir el ejercicio cardiaco es midiendo tu ritmo cardiaco en reposo. Algunos lugares adecuados para realizar la prueba son tu muñeca y el costado de tu cuello. Para una lectura más exacta cuenta la cantidad de latidos por minuto. El ritmo cardiaco normal en reposo es entre 60 y 100 latidos aunque aquellos que realizan una actividad física más alta puede ser menor a 40. Si pasa de 100 esto indica que tu corazón late demasiado para soportar las funciones básicas del cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por heather sumpter | Traducido por karen angelica malagon espinosa