Tipos de OGM

Los organismos genéticamente modificados (OGM), también llamados transgénicos, se utilizan comúnmente en los alimentos y las medicinas. Esto ha llevado a la preocupación sobre los peligros que pudieran ocasionar al medio ambiente y a la salud humana. La Comisión Europea afirma que a partir de agosto de 2005, los agricultores habían plantado cultivos transgénicos en una cuarta parte de todas las tierras de cultivo en el mundo. Los agricultores de los Estados Unidos cosechan los cultivos más genéticamente modificados. Según el Reino Unido, los OGM se pueden dividir en dos tipos principales: de interior (o cultivados en laboratorio) y de exteriores (o cultivados en el campo).

De interior: medicinas

Los medicamentos y vacunas producidos por medios transgénicos incluyen la insulina, las hormonas tiroideas y la vacuna contra la hepatitis B, de acuerdo con la Universidad de California en San Diego. Esto hace que sea más fácil y menos costoso producir estos medicamentos, haciéndolos más disponibles. La insulina es uno de los ejemplos más antiguos de productos OGM.

De interior: Aditivos de comida

Muchos aditivos alimentarios también son producidos a partir de OGM. Algunos de los ejemplos más comúnmente conocidos son el aspartamo y la levadura. Sin embargo, muchos otros tipos de aditivos que se ven cerca del final de las listas de ingredientes, también pueden ser producidos a partir de OGM.

De exteriores: Resistencia a las plagas

Los agricultores pueden obtener versiones transgénicas de los cultivos como el algodón, el maíz y las patatas, que son resistentes a las plagas comunes. Esto puede ayudar a limitar las pérdidas de cosechas y aumentar los rendimientos globales de los cultivos. Estos cultivos también pueden limitar la necesidad de que los agricultores usen pesticidas en sus cultivos, ahorrando dinero a los agricultores y limitando la cantidad de pesticidas que se liberan en el medio ambiente.

De exteriores: Tolerancia a los herbicidas

Los agricultores que no quieren hacer frente a las malas hierbas en los cultivos, pueden obtener semillas para las versiones de canola, maíz, algodón, remolacha azucarera y soja, que son tolerantes a herbicidas, para que puedan eliminar fácilmente las malas hierbas sin matar a sus cultivos. Sin embargo, los fabricantes de las semillas de estos cultivos no permiten que las semillas sean almacenadas, por lo que los agricultores terminan gastando más dinero en semillas, así como en los herbicidas que se utilizan.

De exteriores: Maduración atrasada

Algunas frutas también se han modificado genéticamente para que maduren de forma tardía, según la Comisión Europea. Esto puede ayudar a ponerlos a disposición en el mercado durante un período de tiempo más largo o, para los frutos que maduran después de ser cosechados, hacen que sea más fácil transportarlos.

De exteriores: Nutrientes incrementados

Aunque no es tan común, algunos tipos de OGM se modifican para aumentar su contenido de nutrientes. El maíz y la soja son dos ejemplos de los cultivos transgénicos que tienen versiones con más nutrientes disponibles.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica bruso | Traducido por ulises domínguez