¿Qué tipos de grasas son más fáciles de eliminar?

El cuerpo humano tiene esencialmente dos tipos de grasa: la subcutánea y la visceral. La grasa subcutánea se encuentra debajo de la capa externa de la piel. Este también es el tipo de grasa que se menciona más a menudo debido a que es el más visible. La grasa visceral se localiza profundamente en el interior del abdomen y rodea a los órganos principales. De acuerdo a un artículo publicado en Medical News Today, mientras más grasa visceral tengas mayor será el riesgo de que desarrolles síndromes metabólicos como la resistencia a la insulina y enfermedades cardíacas.

La grasa subcutánea contra la grasa visceral

En un estudio de 1997 de “Medicine and Science in Sports and Exercise" citado frecuentemente en las revistas de medicina, los investigadores dividieron un grupo de mujeres sedentarias con sobrepeso en tres grupos. El grupo de control no realizó ejercicio ni restringió su consumo de calorías. El segundo grupo se ejercitó 2 o 3 días a la semana además de tener algunas restricciones de calorías, y el tercer grupo se ejercitó de 3 a 4 días a la semana sin restricciones de calorías. Después de 13 semanas, las voluntarias que hicieron ejercicio de 3 a 4 días a la semana eliminaron una cantidad significativamente mayor de grasa subcutánea en comparación con aquellas que hicieron ejercicio con menos frecuencia. La grasa visceral disminuyó significativamente en las voluntarias de ambos grupos que hicieron ejercicio. Los datos demostraron que, si bien cualquier cantidad de ejercicio puede reducir la grasa abdominal profunda, las personas deben hacer ejercicio con mayor frecuencia para reducir la grasa externa que es responsable de la celulitis y la grasa de la cintura.

Diferencias de géneros

Tu capacidad para eliminar la grasa subcutánea y la visceral puede estar predeterminada por tu género. En un estudio de 1998 publicado en la revista “Obesity Research", algunos voluntarios obesos se sometieron a una dieta severamente restringida en calorías. Los hombres consumieron 1,500 calorías al día mientras que las mujeres consumieron 1,200 calorías. Después de 15 semanas los hombres experimentaron una mayor reducción de grasa intra-abdominal y una reducción más elevada del riesgo de padecer de trastornos metabólicos. Las mujeres experimentaron una reducción más grande de grasa subcutánea.

Ejercicio de alta intensidad

"La grasa visceral sucumbe con bastante facilidad frente al ejercicio y la dieta", reporta la Harvard Medical School, y "la grasa subcutánea puede ser frustrantemente difícil de eliminar". Sin embargo, dedicarte a un régimen de ejercicio vigoroso puede reducir la grasa subcutánea a un ritmo ligeramente mayor que el de la grasa intra-abdominal. En el estudio, 175 hombres y mujeres sedentarios y con sobrepeso fueron divididos en cuatro grupos con variaciones en la intensidad de su entrenamiento, desde la carencia de ejercicio hasta el ejercicio de alta intensidad. Aunque incluso la dosis más baja de ejercicio no resultó en un aumento de peso en los voluntarios, aquellos que se ejercitaron a un nivel comparable al de 17 millas de trote a la semana experimentaron una reducción significativa en la grasa subcutánea y visceral. En general los voluntarios experimentaron una reducción del 6.9% de grasa intra-abdominal y una reducción del 7% de la grasa subcutánea.

Cómo evitar la grasa visceral

La grasa visceral es mucho más peligrosa que la subcutánea. De acuerdo a la Harvard Family Health Guide, la grasa intra-abdominal es un factor clave en las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2 en los hombres y las mujeres y en el cáncer de mama y la necesidad de someterse a una cirugía de la vesícula biliar en las mujeres. En vez de enfocarse en como perder la grasa visceral, los doctores preferirían trabajar en cómo prevenirla. En el 2005, los investigadores de Duke University descubrieron que las personas sedentarias incrementaron su nivel de grasa visceral en aproximadamente el 8.6% durante 6 meses, o 4 libras al año. Caminar a paso rápido durante 30 minutos al día, 6 días a la semana, lo que se considera un programa de ejercicio moderado, puede prevenir la acumulación de grasa visceral y en algunos casos revertir dicha acumulación.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon marks | Traducido por juliana star