Tipos de fríjoles que producen exceso de gas

Los fríjoles tienen mala fama a pesar de contener mucha fibra, proteínas y vitaminas. Esto se debe a que en la cáscara de estos y de otras leguminosas hay una gran cantidad de azúcares llamados oligosacáridos, que cuando llegan al intestino y son desintegrados pueden producir flatulencias. Sin embargo, algunos producen mas gases que otros. Por ejemplo, los fríjoles secos como los de lima (lima beans), tienden a causar muchos más gases que los procesados y enlatados.

Tipos de fríjoles en un panorama general

Por lo general los fríjoles enlatados producen menos gases en los intestinos que los secos, ya que el proceso de enlatado retira algunos de los azúcares y cáscaras que causan estos gases. Necesitas enjuagarlos unas cuantas veces para retirarles el líquido salado, ya que este también contiene algunos oligosacáridos. Todos los fríjoles poco cocinados tienden a producir más gases que los que han sido hervidos hasta volverse muy suaves. Los horneados pueden producir menos gases que otros tipos de fríjoles, pero esto dependerá de los ingredientes. Por ejemplo, los mezclados con cerveza fermentada y mucha azúcar y sal pueden producirlos.

Variedades

Los fríjoles de lima (lima beans) y los blancos comunes (navy beans) secos son los que producen más gases intestinales, de acuerdo con el sitio de Internet, sobre ciencia de la cocina, Exploratorium.edu. Cualquier tipo de fríjol seco, como los haboncillos (kidney beans) y los borlotti (borlotti beans), provocarán grandes cantidades de gas a menos de que se remojen. Todos los secos necesitan ser remojados antes de ser cocinados para que se suavicen y se eliminen las toxinas que puedan contener. Las leguminosas frescas como las habas y los fríjoles franceses (French beans) tienen una cáscara más suave y provocan menos gases que sus primos de cáscara dura.

Remojarlos

Si remojas cualquier fríjol seco romperás su cáscara y harás que sea más fácil digerirlo, de acuerdo con la University of Illinois Extension. La forma más sencilla de remojarlos es dejarlos sumergidos en un recipiente con agua fría durante la noche. Utiliza 6 tazas de agua por cada libra de estos. Cuando cocines fríjoles enlatados, drena el líquido una vez que los hayas remojado, ya que estos contendrán grandes cantidades de almidones y otras substancias que producen gases.

Consideraciones

Si después de comerlos sientes mucha incomodidad o dolor producidos por los gases intestinales, puedes utilizar algunos auxiliares digestivos. Por ejemplo, Beano contiene una encima que rompe los oligosacáridos en el cuerpo, de acuerdo con la National Digestive Diseases Information Clearinghouse. Puedes tomar esta sustancia auxiliar en la forma de tabletas o líquidos, 5 gotas cada vez que comas fríjoles. Esto te ayudará a reducir las flatulencias y la producción de gases.

Más galerías de fotos



Escrito por peter mitchell | Traducido por karly silva