Tipos de conflictos interpersonales

La mayoría de los graves conflictos en tu vida son con las personas con las que estás estrechamente relacionado como tus amigos, familiares, pareja y personas con las que trabajas. Si el conflicto no se resuelve o se vuelve más grave puede dañar la relación. Si puedes manejar el conflicto con éxito, puedes hacer tu relación con la otra persona más fuerte y más resistente, mejorando su comprensión mutua.

Pseudoconflictos y peleas reales

El conflicto ocurre cuando dos personas quieren cosas diferentes y no pueden llegar a un acuerdo ni conseguir lo que quieren sin la otra persona. Por ejemplo: si quieres ir a comer comida japonesa, mientras que tu amigo quiere ir por comida italiana, no se puede conseguir lo que quieres y aún salir a cenar juntos. Según Wayne Weiten y Margaret Lloyd, los autores de Psychology Applied to Modern Life (Psicología Aplicada a la vida moderna), las cuestiones aparentemente triviales como ésta son pseudoconflictos, desacuerdos menores que enmascaran un conflicto más profundo en la relación, funcionando como una invitación a tener una discusión sobre los problemas subyacentes.

Conflictos de política

Los conflictos de política son los desacuerdos sobre cómo hacer frente a una situación que afecta a ambas partes. Por ejemplo: puedes tener fuertes sentimientos acerca de la mejor manera de terminar un proyecto en el trabajo, mientras que tu compañero puede sentir con la misma fuerza que debe ser manejado de otra manera. O es posible que desees dejar de lado una cierta cantidad del ingreso familiar para el ahorro, pero tu pareja quiere gastar un poco más en el entretenimiento. Este tipo de conflicto puede tener un ganador y un perdedor, pero de acuerdo con Interpersonal Communication Book (Libro de Comunicación Interpersonal) es más eficaz encontrar una solución en la que ambas partes ganen, cediendo en cuestiones menos esenciales para resolver sus preocupaciones más importantes.

Conflictos de valores

No hay dos personas que tengan exactamente el mismo conjunto de valores personales. Según el Conflict Research Consortium de Colorado University, puede ser fácil asumir que la otra persona sólo está siendo terca o que está equivocada acerca de una situación, cuando la verdadera explicación es que tú tienes valores diferentes. Por ejemplo: tu puedes creer que el ahorro de dinero y la planificación para el futuro son valores importantes, mientras que tu pareja piensa que es más importante disfrutar de la vida en el presente. Los conflictos sobre los valores pueden ser muy difíciles de resolver, ya que ninguna de las partes desea ceder. A veces la mejor opción es simplemente aceptar que haya desacuerdos.

Conflictos de ego

En un conflicto de ego, perder la discusión lastima el orgullo de la persona. Por ejemplo, si deseas ir a ver una película diferente que tu amigo, esto normalmente sería un problema fácil de resolver; sin embargo, si sientes que tu amigo siempre decide qué película ver juntos, puedes sentir que ceder te convertiría en la parte más débil de la relación. Para evitar la sensación de impotencia o abuso, podrías reaccionar más allá de lo que justificaría la situación. De acuerdo con la psicóloga Elaine Shpungin, la mejor manera de manejar este tipo de problema es enfrentar el conflicto directamente y tratar de resolverlo.

Más galerías de fotos



Escrito por scott thompson | Traducido por maria del rocio canales