Tipos de conflictos familiares

Aunque es posible que desees proyectar una imagen perfecta, cada familia experimenta algún grado de conflictos. Mientras que algunas familias pelean más que otras, entender los tipos de conflicto puede ayudar a resolver mejor las diferencias. Desde los desacuerdos entre padres e hijos hasta las discusiones entre adultos, identificar un estilo negativo de conflictos y aprender a usar uno positivo puede hacer la diferencia entre una simple pelea y una gran división.

Acciones acomodaticias

Durante todo el invierno has estado planeando mentalmente unas vacaciones de verano en la playa. Cuando la familia se junta para una reunión de planificación previa al viaje, tu marido expresa su deseo de ir a acampar en las montañas. En lugar de debatir el tema, cedes a su solicitud y cambias tu propuesta. Esta manera de ceder a los deseos de otra persona cae en el estilo acomodaticio de conflictos, según la Madison's Office of Human Resource Development de la University of Wisconsin. Aunque el hecho de que surja un conflicto no es lo ideal, acomodarse a las opiniones de otros miembros de la familia pone tus relaciones por encima de lo que deseas como individuo.

Evitar el tema

Hacer caso omiso de los temas en cuestión es una señal evidente de que tú y tu familia está involucrados en un tipo de conflicto de evasión. La evasión hace que las familias opten por no abordar puntos problemáticos o que actúen con indiferencia hacia los demás, de acuerdo con el artículo "La resolución de conflictos familiares y de negocios" del sitio web Extension and Outreach de la Iowa State University. Aunque evitar un conflicto puede significar no tener que enfrentar un desacuerdo entre los miembros de la familia, este estilo puede llevar a sentimientos reprimidos, frustración y a problemas futuros.

Colaborando juntos

En lugar de ir cada quien por su lado cuando surge un problema, utilizar el estilo de colaboración en la resolución de problemas significa que toda la familia trabaja en conjunto para encontrar una solución. La colaboración requiere que los miembros de tu familia negocien, escuchen las perspectivas de otras personas y hagan frente a las preocupaciones de todos por igual, de acuerdo con el artículo "Resolución de conflictos", publicado por el Student Health Center de la North Carolina State University. Por ejemplo, si tu hijo adolescente piensa que debe tener un límite para llegar hasta la medianoche y tú dices que solamente hasta las 10 p.m., pueden llegar a un compromiso que funcione para ambos, fijando un horario de las 11:00 p.m.

Facciones rivales

Un sentido de competencia puede ser algo positivo en el deporte, pero es algo negativo para los conflictos familiares. Un estilo de conflicto competitivo se presenta cuando un miembro de la familia pone sus necesidades por encima de las de los demás. En un esfuerzo por salirse con la suya, el miembro competitivo utiliza cualquier táctica necesaria para llegar a la cima. Este estilo es a menudo agresivo y puede dañar las relaciones dentro de la familia. Por ejemplo, si tu hermano te dice que es más "gourmet" que tú y que por esa razón él debe elegir el restaurante para una cena familiar, está usando su "experiencia" para controlar la situación.

Más galerías de fotos



Escrito por erica loop | Traducido por tere colín