Tipos de cabello dañado

Consulta con un doctor si hay algún problema médico, como tiña o piedra, que está dañando tu cabello. Si no es así, un enfoque de menos es más respecto al cuidado del cabello es lo que debes hacer: cepilla, peina, usa el secador y trata químicamente tu cabello lo menos posible. Usa un champú y productos para peinar específicamente diseñados para combatir cualquier daño que te cause tu peinado o tu color favoritos.

Juego de tira y afloja

Contrariamente al consejo de la abuela de cepillar a diario 100 veces nuestro cabello, el cepillado excesivo causa puntas florecidas. Cualquier cosa que tire de tu pelo puede causar daños, incluyendo postizos, trenzas, extensiones, colas de caballo y otros peinados. Incluso lavarte el cabello con champú con demasiada frecuencia deja el cabello opaco y dañado. Este tipo de daño generalmente se manifiesta quebrándose y con las puntas florecidas, pero también puede levantar la cutícula protectora del pelo de la misma forma que un daño químico.

Abuso de sustancias

Los productos químicos no pueden actuar a no ser que penetren en el eje del cabello. Con ese fin, todos los productos químicos abren las escamas de la cutícula protectora del eje del pelo y las levantan. Los blanqueadores, las tinturas, las permanentes y los alisadores tienen este efecto sobre el cabello. Lamentablemente, las cutículas levantadas permiten que la humedad salga del eje y que ingresen contaminantes, haciendo que el pelo se vuelva seco, erizado y débil, susceptible a quiebres y puntas florecidas.

Siente cómo quema

El calor de las planchas, las rizadoras y otros dispositivos térmicos para peinar cambian físicamente los enlaces de hidrógeno en el cabello haciendo que se vea opaco y débil. El secador de pelo hace que el agua que aún está atrapada en tu cabello se expanda por el calor, burbujee y dañe la cutícula o el mismo eje del pelo. El cabello que contiene estas burbujas tiene muchas más probabilidades de quebrarse y florecer.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle miley | Traducido por irene cudich