Tipos de bacterias que causan neumonía

La neumonía es un término general que describe la inflamación del tejido pulmonar debido a la infección por bacterias, virus u hongos. Una variedad de bacterias han sido identificadas en pacientes con neumonía. El tipo específico de bacteria que más posiblemente cause neumonía en cada persona se ve influenciado por la edad, condiciones médicas subyacentes, facores de riesgo -historial de fumador o asma, problemas de inmunidad por diabetes, por ejemplo- y las condiciones en que la infección fue adquirida.

Neumonía adquirida en la comunidad

La neumonía adquirida en la comunidad es una infección de los pulmones que no fue contraída en el hospital, alguna institución de cuidado por largo tiempo, u otro escenario de salud. La NAC a veces se clasifica como "típica" o "atípica", dependiendo de cuál organismo ha sido identificado como causa. Pero no siempre es posible distinguir la neumonía típica de la atípica basándose solamente en los síntomas. El Streptococcus pneumoniae es la causa usual de la neumonía típica y es el agente patógeno bacterial más comúnmente identificado en la NAC. Chlamydophila pneumoniae, Mycoplasma pneumoniae y Legionella son los agentes patógenos atípicos comúnmente incriminados en la NAC. Los Centros para Control y Prevención de Enfermedades reportan que la Bordetella pertussis, la causa de la tos ferina, podrían jugar un papel en un pequeño porcentaje de adultos con NAC.

Neumonía nosocomial

La neumonía adquirida en un escenario de salud se llama neumonía nosocomial o adquirida en hospital. La gravedad de la enfermedad o lesión subyacente del paciente, el tipo de escenario institucional involucrado -una unidad de cuidados intensivos o asilos de ancianos, por ejemplo- ya sea que la persona esté en un ventilador, la duración de la hospitalización u otros factores pueden influenciar el tipo de bacteria aislada en un caso específico de neumonía nosocomial. Las especies Staphylococcus aureus -incluyendo el estafilococo resistente a la meticilina-, Pseudomona aeruginosa, Klebsiella pneumoniae, Escherichia coli, Acinetobacter baumannii y Enterobacter son frecuentemente aisladas en pacientes con neumonía nosocomial. Algunas de las mismas bacterias que causan NAC, como el Streptococcus pneumoniae, también son causas comunes en la neumonía nosocomial.

Escenarios especiales

Ciertas situaciones pueden aumentar tu susceptibilidad a la neumonía, y algunas de estas situaciones están asociadas con patógenos bacterianos específicos. Por ejemplo, la tuberculosis, que puede dar lugar a la neumonía tuberculosa, es más probable que aparezca entre gente que vive en situaciones de hacinamiento y falta de higiene. Las cepas atípicas o resistentes a los fármacos de la neumonía tuberculosa son más frecuentes en pacientes infectados con VIH. La neumonía por aspiración, que se da cuando inadvertidamente se inhalan contenidos estomacales durante períodos de pérdida de la conciencia, a menudo es causada por bacterias anaeróbicas de la boca y garganta como Peptostreptococcus, Peptococcus o Fusobacterium. Pero otras especies como Streptococcus neumoniae y Haemophilus influenzae, también pueden causar neumonía por aspiración, la cual es común en los adultos mayores, pacientes demenciados o alcohólicos.

Consideraciones

En muchos casos, no es posible distinguir entre las variadas causas de la neumonía, pues los signos y síntomas -fiebre, escalofríos, tos, dificultad respiratoria y dolor de cuerpo- podrían ser los mismos, independientemente de la causa subyacente. De hecho, los epidemiólogos típicamente combinan las estadísticas de la influenza y todos los otros tipos de neumonía porque estas enfermedades a menudo no se pueden distinguir clínicamente. Las pruebas para identificar un agente causante no siempre son de ayuda. Cabe señalar que la influenza y la neumonía combinadas fueron responsables de más de 50.000 muertes en los Estados Unidos en 2007, y todos los grupos etarios son susceptibles. Si sospechas tener neumonía, consulta a tu doctor inmediatamente.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por lou merino