¿Qué tipo de problemas físicos están asociados con el entrenamiento para ir al baño?

El entrenamiento para ir al baño puede ser un proceso complicado y solo se hace más complicado cuando hay problemas físicos. Algunos de estos problemas pueden ser de corta duración, mientras que otros pueden presentar un problema crónico para los padres que tratan de entrenar a sus hijos. El pediatra de tu bebé puede ayudarte a solucionar lo que está causando problemas de esfínteres de tu hijo.

Incontinencia

Hay muchas razones por las que tu pequeño no puede llegar a tiempo al baño o por las que puede evitar ir al baño. La Academia Estadounidense de Pediatría dice que los niños que tienen vejigas débiles pueden tener accidentes antes poder llegar al baño. Tu niño puede superar este problema a medida que envejece. Mientras tanto, tu pediatra puede prescribirle medicamentos para ayudar a batallar con su problema de vejiga débil. Visitar el orinal cada una o dos horas de forma regular puede evitar que tu hijo tenga accidentes y que mantenga la motivación para seguir usando el inodoro.

Espina bífida y parálisis cerebral

Según la Academia Estadounidense de Pediatría algunos niños, como los que tienen un problema de la médula espinal o parálisis cerebral, no pueden estar al tanto de cuando tienen que usar el baño. Los niños con estas condiciones necesitan una dieta con mucha fibra para hacer que el entrenamiento para ir al baño sea más exitoso. El entrenamiento puede retrasarse en los niños con espina bífida o parálisis cerebral. El pediatra de tu hijo puede ayudarte a establecer un programa de entrenamiento regular de aseo, así como proporcionar asesoramiento específico para el problema físico de tu hijo.

Infecciones del tracto urinario

Las infecciones urinarias pueden causar que los niños pequeños tengan una micción frecuente y dolorosa y que puedan resistirse a usar el inodoro mucho después de que la infección se cure por miedo al dolor. Si tu hijo se queja de dolor al orinar, llévalo a su pediatra de inmediato. El médico puede recetarle medicamentos para eliminar la infección.

Otros problemas

Las razones detrás de los problemas para ir al baño de tu hijo pueden no ser obvias. La Academia Estadounidense de Pediatría sugiere que si tu hijo necesita mucho tiempo para entrenar, tiene accidentes frecuentes o no parece consciente de cuando está orinando o defecando, puede ser porque es muy joven para ir al baño. ZeroToThree.org recomienda que si tu hijo tiene más de 3 años y todavía tiene problemas para ir al baño, le pidas a su pediatra que le haga un examen físico. Su pediatra puede referirlo a un especialista en desarrollo infantil para su posterior evaluación.

Más galerías de fotos



Escrito por candice coleman | Traducido por katherine bastidas