¿Qué tipo de pan se usa en los distintos sándwiches?

A la hora del almuerzo, el sándwich es rey. Este alimento básico se remonta a los años 1700, cuando el Conde de Sandwich, un apostador notable, pidió una comida que pudiera colocarse entre dos rebanadas de pan y así poder comer y jugar al mismo tiempo. La locura aumentó cuando otros apostadores ordenaron lo mismo y así nació un platillo más para el almuerzo. Aunque un sándwich tradicional puede parecer un poco aburrido, el cambiar los tipos de pan y los ingredientes puede producir un sabor y textura diferentes, que permiten al sándwich ser un alimento versátil.

Pan blanco y de trigo entero

Al dirigirte a la tienda de abarrotes, es probable que vayas directo a la panadería. Ahí, encontrarás hileras de pan de sándwich en bolsas. Las variedades de pan blanco e integral tienen un sabor suave, lo que los hacen los mejores para rellenar con ingredientes suaves, como carne, vegetales y una variedad de mantequillas. Desafortunadamente, el pan blanco pierde gran cantidad de los nutrientes del trigo, así que si tienes dudas, busca la variedad de grano entero. Dos rebanadas de pan integral ofrecen 3.6 g de proteínas y 1.9 g de fibra, al contrario del pan blanco, que sólo tiene 1.9 g de proteínas y .6 g de fibra.

Pan plano y pitas

El pan tradicional se hace con levadura, que hace la textura ligera y vaporosa. El pan de levadura es un artículo tradicionalmente occidental. En las culturas de Medio Oriente, el pan se hace sin levadura y así no se esponja. Como resultado, se consiguen tipos de pan denso y correoso, como el pita y el naan. Ideales para hacer wraps (envueltos) y paquetes rellenos, los panes sin levadura típicamente tienen menos carbohidratos que los que sí tienen, así que son una buena opción si necesitas controlar tu consumo diario de carbohidratos.

Panes saborizados

Los tipos de pan como centeno, pumpernickel (integral) y de masa fermentada tienen sabores distintivos que usualmente pueden ser gustos adquiridos. Estos panes se venden frecuentemente como artículos especiales en panaderías y tiendas de abarrotes. Ya que su sabor es fuerte, son ideales para hacer sándwiches con rellenos de sabores intensos, como pastrami y queso maduro. Dos rebanadas de pan de centeno tienen 83 calorías, 2 g de fibra y 3 g de proteína, lo que las hace una elección adecuada para la hora del almuerzo.

English muffins y bagels

Aunque los sándwiches se asocian usualmente con la hora del almuerzo, el desayuno puede ser un momento ideal para disfrutar un sándwich. Tomarlo como desayuno, hecho de carne y vegetales, es una opción rica en fibra para comenzar el día y estar satisfecho hasta la hora de la comida. Los bagels, que tienen forma circular y un agujero en el medio, son famosos por su tamaño, así que revisa las porciones antes de consumir uno para el desayuno. O hacer un sándwich para el desayuno, hecho con huevo y carne magra en un english muffin integral, es una opción ideal de alternativa saludable a la comida chatarra.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por karla m. gonzález