¿Qué tipo de fibra ayuda a disminuir los niveles de colesterol en la sangre?

Si te preocupan tus niveles de colesterol, considera un pequeño cambio en tu dieta para colocar tus niveles en donde deben estar. La fibra dietética proviene de las plantas, y tu cuerpo es incapaz de descomponerla o digerirla. La fibra se categoriza como soluble o insoluble en función de si se disuelve o no en agua. Ambos tipos tienen diferentes beneficios para la salud y la solubilidad de la fibra es lo que distingue estos beneficios. Consume más fibra soluble para controlar tus niveles de colesterol y prevenir las enfermedades cardíacas.

Distinguiendo el colesterol

El colesterol es una sustancia serosa producida por tu cuerpo, pero también la obtienes a partir de los alimentos. Existe el colesterol bueno y el colesterol malo. La lipoproteina de baja densidad, o colesterol malo, obstruye tus arterias y te pone en riesgo de padecer enfermedades cardíacas. La lipoproteína de alta densidad, o colesterol bueno, detiene la acumulación del colesterol LDL y protege tu corazón. Coloca tu colesterol a un nivel saludable haciendo ejercicio, reduciendo tu consumo de grasa saturada e incrementando tu consumo de fibra soluble.

Cómo ayuda la fibra

El mecanismo exacto mediante el que la fibra reduce el colesterol es desconocido, pero los científicos tienen una teoría. La fibra soluble absorbe las sales biliares que contienen colesterol en tu intestino delgado y luego excreta esas sustancias. Esto también evita que el colesterol regrese a tu hígado y ocasiona que dicho órgano obtenga colesterol LDL de tu torrente sanguíneo para crear nuevos ácidos biliares. Si no tienes colesterol adicional fluyendo en tu torrente sanguíneo éste no se acumulará en tus arterias, evitando que te encuentres en riesgo de padecer enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares.

Necesidades de fibra soluble

Tu consumo total de fibra debe ser de 25 a 38 gramos al día. No existe una guía oficial acerca de la cantidad de fibra soluble que debes consumir, pero el University of California San Francisco Medical Center recomienda de 6 a 8 gramos al día. La avena es una de las mejores fuentes de fibra soluble. Otras opciones son las nueces y semillas, las frutas, las judías (beans) y los guisantes (peas) deshidratados. Coloca rebanadas de peras (pears) en tu avena para desayunar, toma un puñado de almendras como aperitivo o disfruta un saludable platillo de lentejas y arroz durante la cena para incrementar tu fibra soluble y reducir tus niveles de colesterol.

Otros beneficios

La fibra no solamente es buena para tus niveles de colesterol; esta también posee una serie de beneficios adicionales. La fibra soluble disminuye la grasa en tu sangre y reduce la presión arterial, lo que disminuye tu riesgo de padecer enfermedades del corazón. La fibra soluble también lentifica la absorción de azúcar, lo que ayuda a regular tus niveles de azúcar en la sangre. Esto previene la diabetes y ayuda a las personas con diabetes tipo 2 a mantener sus niveles de azúcar en la sangre estables.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle fisk | Traducido por juliana star