Qué hacer si tienes dolor en el pecho en la clase de ciclismo

El dolor en el pecho durante la clase de ciclismo se puede desarrollar desde cualquier tejido u órgano en tu pecho incluyendo tus pulmones, corazón, músculos, tendones, costillas y nervios. Puede ser causado por una variedad de condiciones; algunas de las cuales requieren de la atención de un médico. Por esto es importante entender por qué se desarrolla el dolor en el pecho y cómo puede ser remediado.

Síntomas

El dolor en el pecho puede varias en severidad desde una ligera molestia hasta un dolor debilitante. Puede ser acompañado por una sensación de ardor abajo de tu esternón, nausea, vomito, eructos, dificultad para tragar, o sensibilidad en el pecho. El dolor puede empeorar cuando cambias de posición, respiras profundamente o toses durante la clase. En casos severos, puedes notar una sensibilidad en el pecho, un dolor que se extiende hacia tu mandíbula u hombros, sudor o dificultad para respirar.

Causas

El dolor en el pecho y las molestias en los pulmones pueden ser resultado de la respiración acelerada durante la clase de ciclismo. El ciclismo también puede detonar los síntomas de acidez estomacal y reflujo ácido por el aumento en el ritmo respiratorio y la presión puesta en tu abdomen al mantener una postura apropiada en la bicicleta. También puedes experimentar dolor y ardor en los músculos del pecho si asistes a tu clase de ciclismo mientras padeces de condiciones como nervios pellizcados, fibromialgia, o una costilla magullada.

Tratamientos

Deja el ejercicio o reduce su intensidad si experimentas dolor en el pecho o molestia en los pulmones durante la clase de ciclismo. Si la acidez estomacal es la causa, toma un medicamento para neutralizar o detener la producción de ácido estomacal, como antiácidos o bloqueadores de los receptores H2. Necesitaras el tratamiento o la prescripción de un médico para tratar condiciones asociadas a condiciones como la fibromialgia o los nervios pellizcados.

Advertencias

El dolor en el pecho algunas veces puede ser un síntoma de una condición médica seria como un ataque al corazón, angina, espasmo coronario o disección aórtica. Solicita atención médica inmediata si el dolor es severo, se desarrolla sin explicación, varía en intensidad; se extiende hacia tu espalda, hombros o brazo izquierdo; o es acompañado por nausea, vértigo, mareos, sudor o dificultad para respirar. Una visita al hospital podría salvar tu vida; o al menos confirmar que no es algo serio.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por maria del rocio canales