Cómo terminar con el mal comportamiento de un niño de temperamento fuerte

Los malos hábitos y comportamiento pueden ser muy molestos. La tarea de romper con la mala conducta puede ser un reto, y a veces puede sentirse imposible. De acuerdo con el University of Michigan Health System, con frecuencia, cuando tu hijo se porta mal, es porque puede sentirse estresado, agobiado, triste o cansado. Su mal comportamiento es simplemente la manera de hacer frente cuando no se siente en su mejor momento. La clave para disciplinar a tu hijo es enseñarle cómo escoger el buen comportamiento. Aunque manejar los malos comportamientos puede ser difícil, por lo general son sólo fases que va a superar a medida que crezca.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Ignora los malos hábitos y comportamientos. El University of Michigan Health System advierte que cuando gritas o le llamas la atención por su mal comportamiento, en realidad aumentas ese comportamiento en lugar de trabajar en detenerlo. Este método llevará tiempo antes de empezar a ver resultados.

  2. Propón un nuevo comportamiento que prefieras para tu hijo. Él a menudo hace lo que ve que los demás hacen. Modelar la buena conducta animará a tu hijo a hacer lo mismo. Por ejemplo, haz que te vea limpiar tu dormitorio y, a continuación, ayúdale a limpiar el suyo.

  3. Pon a tu hijo en el tiempo fuera. Decide qué comportamientos justificarían un tiempo fuera. Si tu hijo se porta mal, dale primero una advertencia. Si continúa comportándose mal, ponlo en tiempo fuera durante un minuto por cada año de edad que tenga. Usa un cronómetro para realizar un seguimiento del tiempo de forma que sepa cuándo ha terminado el tiempo fuera. Si se retira antes de que se haya terminado el tiempo fuera, con gentileza regrésalo a su lugar y restablece el temporizador.

  4. Premia a tu hijo por su buen comportamiento. Esto no sólo aumentará su confianza en sí mismo, sino que le mostrará cuáles son los comportamientos que esperas de él. Menciona a tu hijo las cosas que has buscado que logre en todo el día, así que él sabrá lo que tiene que hacer para ser recompensado. También hazle saber cuál será la recompensa. Por ejemplo, dile que si él recoge sus juguetes después de que haya terminado de jugar con ellos, puede quedarse hasta media hora más tarde. Sólo solicita el comportamiento una vez. Si hace lo que le has pedido, entonces dale la recompensa.

Más galerías de fotos



Escrito por margo benjamin | Traducido por mayra cabrera