Terapia web: el médico ahora te contactará por Skype

Con las sesiones en línea, la asesoría de salud mental está a sólo un clic de distancia

Cuando Madison Maroney (nombre cambiado por privacidad) se trasladó de Boston a Wisconsin, había una cosa que la mujer de 40 años de edad de la costa este no podía dejar atrás: sus sesiones de terapia semanales. Así que ahora, dos años más tarde, en su casa del medio oeste, ella abre su computadora portátil cada semana, inicia sesión, y a través de un video en vivo, habla a través de su micrófono con un terapeuta en el otro lado del país. Claro, ella podría haber encontrado a alguien nuevo. Pero ella había estado viendo a su psicoterapeuta durante unos dos años y la idea de empezar de nuevo se sentía contraproducente. "Teníamos una relación sumamente personal, y esto hizo posible para mí continuar esa relación y nuestro trabajo juntos", dice Maroney. Los terapeutas están reportando un aumento en el número de pacientes que solicitan sesiones de video, dice Marlene M. Maheu, Ph. D., director ejecutivo del TeleMental Health Institute. Al igual que Maroney, muchas personas siguen sesiones de video con sus terapeutas después de una mudanza de larga distancia o mientras viajan por negocios. Sin embargo, otros sólo la encuentran más atractivas que las visitas al consultorio. "TeleMental Health Institute rompe muchos de las barreras de acceso que existen actualmente entre las personas y el cuidado que necesitan", dice Maheu. Más de 80 millones de estadounidenses viven en áreas con escasez de profesionales de salud mental, de acuerdo con la U.S. Health and Human Services Health Resources and Services Administration. Mientras tanto, incluso en los entornos urbanos donde abundan los profesionales de la salud mental, el tiempo y el dinero pueden ser un obstáculo para las personas que buscan ayuda profesional. Los servicios de salud de Telemental, tales como el chat en línea y el video en streaming, facilitan todo esto.

¿Cómo funciona?

"La terapia de video no es tan diferente a la terapia en persona", dice Maheu. "Es hablar". Juntos, el paciente y el médico determinan la duración y la frecuencia de su cita y la conversación depende tanto de las necesidades del paciente así como de la formación del especialista en salud mental. Los profesionales de la salud de Telemental están licenciados en asesoramiento, terapia, psicología y psiquiatría, y cada individuo tiene un enfoque ligeramente diferente.

Normalmente, las sesiones con un experto entrenado comienzan con un código diseñado para determinar si el paciente tiene privacidad, lo cual puede ser un tema de preocupación por los pacientes que toman sus llamadas desde su casa, dice ella. (Por ejemplo, decir que un vehículo rojo está estacionado afuera podría significar que un miembro de la familia puede que esté escuchando, mientras que un vehículo verde significa que ningún tema está fuera del alcance). También, Maroney establece una máquina de ruido blanco en la puerta donde toma la llamada para garantizar la privacidad en medio de una casa ocupada. Después de que se garantiza la confidencialidad, el tiempo se cuenta al igual que cualquier otra sesión en persona.

Los beneficios son tangibles: la investigación ha demostrado que las visitas virtuales pueden ser eficaces en el tratamiento del estrés, el manejo de la ira, la ansiedad social, dejar de fumar, el dolor, la depresión y el comportamiento obsesivo. Y publicado este año en Psychiatric Services, el primer estudio a gran escala de los servicios de salud de Telemental encontró que las visitas virtuales recortan el tiempo de hospitalización de los pacientes de salud mental en un 25 por ciento.

¿Es adecuado para ti? Problemas potenciales (y posibles soluciones)

Problema #1: Tu conexión inalámbrica apesta.

Las dificultades técnicas pueden complicar las sesiones. Las conexiones interrumpidas, imágenes congeladas y una mala resolución son todas las posibilidades que pueden invadir el tiempo y la eficiencia de la cita. "Tienes que esperar que la tecnología se entrometa de vez en cuando", dice Maroney.

Repáralo: antes de empezar a trabajar con un proveedor, ten un plan en caso de que surja algún problema técnico, dice Maheu. ¿Se te cobrará por el tiempo perdido debido a una caída de la conexión? ¿Quién va a llamar a la otra parte nuevamente? Es mucho más fácil hacer frente a estos problemas antes de tiempo. Además, si no estás preocupado por perder la sesión (o tu dinero), cualquier contratiempo te hará sufrir mucho menos estrés.

Problema #2: No puedes encontrar un tele-terapeuta.

Cualquier chico en su garaje puede construir un sitio web y tomar tu dinero, y puede que un buen terapeuta no esté educado en servicios virtuales. Sin una formación adecuada, un psicólogo calificado podría no ser capaz de evaluar con precisión si la terapia en la web pueda ser eficaz para ti, administrar sus servicios, o identificar las formas no verbales de comunicación en una pequeña pantalla, dice Maheu.

Repáralo: comienza por realizar una búsqueda en Google sobre la salud telemental o para el asesoramiento a distancia, sugiere. O, si tienes un terapeuta o un consejero con quien hayas comenzado el trabajo en persona y te gustaría continuar en línea, pregúntale si está entrenado en la salud telemental.

También, pregunta por el número de licencia de tu médico y verifícalo a través del consejo de profesionales de salud mental del estado, dice Maheu. Si estás o te mudas a un estado diferente al de tu terapeuta, asegúrate de que esté licenciado en el estado en que te encuentres. Es ilegal en muchos estados que un proveedor trate a un paciente que vive en un estado en el que no tiene licencia. Adicionalmente, si tienes alguna queja en el futuro, el consejo de los profesionales de la salud mental de tu estado sólo pueden ayudarte si el proveedor tiene una licencia allí, dice ella.

Problama #3: Tu seguro de salud no lo cubre.

Los seguros de salud se están dando cuenta que cubrir las sesiones de terapia en línea les puede ahorrar dinero en el largo plazo, y más y más compañías están cubriendo la atención virtual, dice Maheu. Actualmente, la ley estatal requiere que las compañías de seguro de salud para cubran los servicios de salud telemental en 16 estados, dice ella. Si bien es una mejora, significa que las aseguradoras de salud no tienen que cubrir los servicios en 34 estados.

Repáralo: si tu plan de seguro de salud incluye beneficios de salud mental, éstos podrían extenderse a servicios en línea o por teléfono, dice Maheu. Puede que tengas que hacer un caso de por qué no pueden suceder en persona. Si vives en un área de escasez de profesionales de la salud mental, te alejas de tu proveedor, o no puedes viajar debido a una condición médica o procedimiento, puede que califiques.

Si tu compañía de seguro médico sigue diciendo que tu plan no cubre la terapia en línea, no te desesperes. Ahí es donde los sitios como CopeToday.com, TherapyLiveCare.com y eCounseling.com entran en el juego. Éstos permiten a los pacientes programar una reunión, o incluso hablar de inmediato con un terapeuta con licencia en su estado, a menudo por una fracción del precio de una visita en la oficina sin tener que pasar a través del seguro.

Estos sitios trabajan con expertos locales en salud mental con licencia, la mayoría de los cuales también están en la práctica privada. CopeToday, por ejemplo, es el hogar virtual de unos 250 profesionales, de acuerdo con Tania S. Malik, la consejera delegada de la compañía. Y ya que cada proveedor establece su propio horario, a menudo en diversas horas, la gente es capaz de recibir atención durante todo el día. Después de la visita inicial, el cliente y el proveedor son capaces de establecer su propio horario para las sesiones siguientes.

Aún así, es importante confirmar que independientemente del proveedor con el que trabajes a través de estos sitios sean licenciados en tu estado y obtengan tu información personal y médica. Aunque quedar en el anonimato puede sonar atractivo para muchos pacientes, no es seguro ni totalmente legal, dice Maheu. Los profesionales de la salud mental están obligados por ley a reportar cualquier caso de abuso y deben ser capaces de dejar que los miembros de la familia sepan si un cliente es un peligro para él o para ella.

Problame #4: Tu terapeuta podría estar infringiendo la ley.

Mientras que muchos terapeutas utilizan Skype para las sesiones en línea, esto no es conforme con la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros de Salud (HIPAA, por sus siglas en inglés), una ley federal que garantiza que tus datos permanezcan seguros, dice Maheu. "En Skype, cualquier persona puede escuchar sin que lo sepas". Aparte de eso, sin embargo, hay muy pocos riesgos para ti como paciente. Mahoney aún prefiere usar Skype con su terapeuta, después de haber tenido demasiadas dificultades técnicas en otras plataformas. Sin embargo, si cualquier proveedor de atención médica, incluidos los terapeutas, son reportados por una violación de la HIPAA, las multas pueden ir desde US$100 a US$1,5 millones.

Repáralo: el Instituto de Salud Telemental ha identificado a más de 50 empresas de teleconferencia de video que cumplen con la HIPAA. Para cumplir con la ley, las plataformas de video deben cumplir con las Reglas de Seguridad y la Regla de Privacidad de la HIPPA, que incluyen especificaciones sobre las medidas de seguridad administrativas, equipos y divulgación. Si no ves el servicio de video de tu terapeuta en la lista, haz una llamada a la oficina y pregunta por el nombre de su plataforma de video. A continuación, puedes ir a la página web de la plataforma y buscar las palabras "HIPAA" o "compatible con HIPAA", sugiere Maheu. "El hecho de que una empresa haya cumplido con estas normas es un punto de venta, por lo que anuncian abiertamente su cumplimiento", dice ella.

Foto: ASIFE/iStock/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por k. aleisha fetters
Traducido por enrique pereira vivas