Terapia para parejas no casadas

Con tanta atención dada a la terapia matrimonial, las parejas no casadas pueden encontrarse preguntando cómo pueden ajustarse cuando se trata de terapia. Aunque muchos consejeros se etiquetan a sí mismos como "terapeutas matrimoniales", frecuentemente están dispuestos a trabajar con parejas no casadas para ayudarles a resolver problemas de relación y aprender habilidades para construir mejores relaciones y más satisfactorias.

Tipos

La terapia para parejas no casadas puede tomar muchas formas. Muchos consejeros y terapeutas trabajan con los miembros de la pareja juntos en la misma sesión para ayudarles a tratar los problemas y a comunicarse de forma efectiva. Otros consejeros estimulan a las parejas a tomar parte en sesiones uno a uno además de las sesiones conjuntas. La terapia premarital se enfoca en ayudar a las parejas a identificar los desafíos que podrían enfrentar en su matrimonio y ayudarles a superar o tratar las debilidades en sus relaciones. Los líderes espirituales y religiosos frecuentemente ofrecen terapia de parejas y premarital.

Razones

Todos los parejas pasan por épocas difíciles en su relación. Muchas parejas buscan terapia después de una pelea importante o un evento que haya provocado que se separen o haya dañado la confianza. La infidelidad es una razón común por la que las parejas buscan terapia. La deslealtad puede ser extremadamente difícil para tratar tanto para parejas casadas como para los que no están casados, y muchas personas son incapaces de lidiar con sus sentimientos y problemas sin ayuda. Los conflictos financieros y relacionados con la familia pueden impulsar a las parejas a buscar consejo. El abuso de drogas o alcohol, los problemas médicos y los problemas sexuales son otras razones comunes.

Beneficios

Las parejas que van juntas a las sesiones de terapia pueden encontrar más sencillo comunicarse y expresar sus sentimientos en frente de una tercera persona neutral. La mayoría de los terapeutas de pareja son individuos con mucho entrenamiento que pueden ayudar a las parejas a identificar los problemas en sus relaciones y a practicar habilidades y técnicas de comunicación que les pueden permitir superar sus problemas y evitar otros mayores en el futuro. Las personas pueden unirse y sanar en las sesiones de terapia después de problemas mayores o eventos estresantes.

Conceptos erróneos

Algunas parejas pueden sentir que simplemente asistir a las sesiones de terapia reparará sus relaciones. Para que la terapia de pareja proporcione los máximos beneficios a la relación, ambas partes deben estar comprometidas para resolver sus problemas y estar dispuestas a cambiar sus acciones y patrones de comportamiento. Otras parejas pueden sentir que sus problemas no son suficientemente "grandes" para la terapia y que simplemente tienen que aprender a lidiar con sus problemas por sí mismas. La verdad es que las personas asisten a terapia por todo tipo de razones. Las parejas que están luchando en sus relaciones, sin importar la razón, nunca deben sentirse avergonzadas o apenadas por buscar ayuda que puede mejorar su relación.

Consideraciones

La terapia de parejas no puede arreglar todos los problemas. Aunque la terapia es extremadamente útil para muchas personas, un terapeuta no puede garantizar que "salvará" la relación de una pareja. Las personas que se están enfrentando a infidelidad, abuso de drogas o violencia doméstica frecuentemente pasan un tiempo particularmente difícil para tratar y resolver sus problemas. Trabajar en las sesiones de terapia puede ayudar a cada uno a aprender acerca de sus necesidades, expectativas y deseos y ayudar a darle el coraje necesario para tomar decisiones difíciles. Incluso en los casos en donde las parejas no son capaces de resolver sus problemas, frecuentemente aprenden habilidades valiosas que pueden poner en uso cuando estén lidiando con otras relaciones en sus vidas.

Más galerías de fotos



Escrito por jill lee | Traducido por laura de alba