Terapia de luz infrarroja para el acné

El acné se describe a menudo como una condición inflamatoria de la piel. Otros factores juegan un papel en su desarrollo, incluyendo la piel muerta, el exceso de aceite, la acumulación de bacterias, los poros obstruidos y la inflamación. Para que cualquier tratamiento del acné tenga éxito, debe actuar sobre uno o más de estos factores. Si no lo hace, no va a ayudar a mejorar tu cutis. Una posible opción es la terapia de luz infrarroja.

Acné

Según la American Academy of Dermatology, el acné es el resultado de la piel muerta, el exceso de grasa y las bacterias que se acumulan en la apertura de un folículo piloso. La bacteria, también conocida como Propionibacterium acnes, desencadena una respuesta inmune del cuerpo, causando que las células blancas de la sangre irrumpan en el sitio de la infección. Esto conduce a la inflamación y la formación de una lesión de acné activa.

Tratamientos

Hay varios tratamientos disponibles para ayudar a mejorar estas lesiones, incluyendo los medicamentos tópicos, antibióticos, corticoides y anticonceptivos orales. La mayoría de la gente responde favorablemente a una o más de estas opciones. Sin embargo, si los métodos más tradicionales no logran mejorar el acné, el médico o el dermatólogo puede recomendar láser o terapia de luz para tratar tu enfermedad, informa la Mayo Clinic. Uno de los nuevos tratamientos es la terapia de luz infrarroja.

Luz infrarroja

La terapia de luz infrarroja emite pulsos de energía de luz que son capaces de penetrar profundamente en las capas de la piel. A medida que la energía de la luz entra en contacto con los Propionibacterium acnes, es rápidamente absorbida por la molécula de porfirina en el patógeno, explica la American Academy of Dermatology. Esto calienta la bacteria, causando que se rompa y mejorando de este modo la lesión de acné.

Otras opciones

La luz infrarroja también se puede combinar con otra forma de terapia para tratar ya sea otro factor que contribuya a la condición de la piel o para mejorar la eficacia de la energía de la luz. Cuando se combina con la terapia de calor, la luz infrarroja mata a las bacterias, mientras que el calor encoge las glándulas sebáceas, lo que puede reducir la producción de exceso de aceite. La luz infrarroja a veces se utiliza en combinación con una crema fotosensibilizante, que puede hacer que las bacterias sean más fotosensibles.

Efectos secundarios

La terapia de luz infrarroja no suele causar ningún efecto secundario, excepto un poco de enrojecimiento o rubor potenciales a lo largo de los sitios donde se administre. Esto es temporal y debe desaparecer en un día o dos. Cuando se utiliza en combinación con otro tipo de tratamiento, puedes experimentar enrojecimiento, hinchazón e incluso un empeoramiento de la tez antes de mejorar.

Más galerías de fotos



Escrito por dana severson | Traducido por jaime alvarez