Terapia fría o caliente para el codo de golfista

El codo de golfista, también conocido como la epicondilitis medial, es un tipo de tendinitis. Se produce cuando los tendones de las articulaciones, músculos y ligamentos responsables de controlar el movimiento de tu antebrazo desarrollan pequeños desgarres o micro desgarros. El resultado es el dolor, la inflamación, la restricción de movimientos y la formación de depósitos de calcio y tejido cicatrizal. Además del dolor, otros síntomas del codo de golfista incluyen rigidez, debilidad, hormigueo y entumecimiento. Los remedios caseros tales como el calor o frío ayudan a aliviar estos síntomas y promover la cicatrización.

Causas y factores de riesgo del codo de golfista

Las actividades con un uso excesivo y repetitivo que tensan los músculos del antebrazo son las causas más comunes del codo de golfista. Mientras que la condición se conoce como "codo de golfista", las actividades como el uso de herramientas de trabajo o jugar al tenis aumentan el riesgo de desarrollarlo. El acondicionamiento deficiente de los músculos del antebrazo y una lesión directa en el codo son también factores de riesgo, según el sitio web The Stretching Handbook (Manual de estiramiento).

Cuándo usar terapia de frío

La terapia de hielo, terapia fría, o crioterapia, es más eficaz en el tratamiento de la tendinitis a los primeros síntomas, de acuerdo con Edward R. Laskowski, especialista de medicina física y en rehabilitación en la Clínica Mayo. El hielo ayuda a constreñir los vasos sanguíneos para reducir la hinchazón y la inflamación resultante de la lesión tisular. La terapia con frío también puede reducir los espasmos musculares y el dolor entumecido. La terapia con frío incluye el uso de bolsas de hielo o líquidos tales como cloruro de etilo. Coloca siempre un paño delgado entre la piel y la compresa de hielo para evitar daños en los tejidos. Limita la terapia de frío a 15 o 20 minutos a la vez, ya que la exposición más larga puede conducir a daños en los tejidos.

Cuándo usar la terapia de calor

El calor abre los vasos sanguíneos y aumenta el flujo sanguíneo a la articulación de tu codo lesionado, lo que favorece la cicatrización. Alivia los síntomas como el dolor, la rigidez y la acumulación de líquido o edema en los tejidos. Sin embargo, no se debe aplicar calor a una nueva lesión, espera de tres o cuatro días antes de usarlo o hasta que la inflamación disminuya. Puedes elegir entre una variedad de terapias de calor, de acuerdo con Merck Manuals (Manuales Merck), de como usar una compresa caliente; remoja el codo con agua caliente en movimiento, como en una bañera de hidromasaje, usa calor infrarrojo o cera caliente, o aplica una medicación de calor. No apliques calor a un área con una herida abierta.

Consideraciones

Si tienes codo de golfista desde hace largo tiempo, se puede utilizar ya sea hielo o calor para aliviar el dolor y otros síntomas. Sin embargo, si tienes una condición médica como una enfermedad de los riñones, la diabetes o daño en los nervios del riñón, consulta a tu médico antes de usar la terapia de calor, advierte Merck Manuals. También, presta atención a los posibles efectos adversos por el uso de masajes de calor ya que algunos de los ingredientes, como la capsaicina, pueden causar irritación o reacciones alérgicas.

Más galerías de fotos



Escrito por kay uzoma | Traducido por verónica sánchez fang