Terapia de masajes en los pies y en las piernas para el síndrome de pierna inquieta

Escrito por Kimberleo
Consulta con un especialista.

El síndrome de piernas inquietas (RLS, por sus siglas en inglés) es un trastorno que afecta al sistema nervioso con hormigueo y fasciculaciones, creando malestar, dolor e insomnio para los que la padecen. No hay ninguna causa conocida ni cura, pero la terapia de masaje puede ayudar a reducir los síntomas del RLS mediante el aumento de la circulación y calmando la tensión en los músculos y los nervios.

Masaje básico

El masaje consiste en frotar las manos sobre los músculos de la zona. Puede ser leve o muy profundo dependiendo de la fuerza con la que aprietas las manos. Al masajear las pantorrillas y los pies, va a aumentar la circulación y relajar los nervios situados en estas áreas. Comienza el masaje en la parte más ancha de la pantorrilla y trabaja hacia fuera con los pulgares presionando hacia abajo y hacia afuera. Masajea cada pantorrilla durante aproximadamente cinco minutos. Luego estira los pies y frota en el arco para liberar el estrés que sube a la pierna y para reducir los efectos generales del RLS.

Reflexología

La reflexología es más que el masaje básico. Se refiere a los puntos como la acupresión situados en los pies que se corresponden a las regiones de energía diferentes del cuerpo. Al estimular estos puntos, una persona puede liberar el estrés, relajar los músculos y reducir las sensaciones de hormigueo del RLS. El arco del pie y el metatarso del pie donde existen puntos de sensibilidad indican estrés. Presiona firmemente con el pulgar y mantén estas áreas presionadas durante 60 segundos cada una para liberar el estrés.

Baño de pies

Un baño de pies con agua tibia y con una taza de sales minerales es una buena manera de relajar los pies y aliviar cualquier tensión o distensión muscular que pueda conducir al RLS. Deja los pies en remojo durante unos 10 minutos. Para obtener un beneficio adicional, puedes dar masajes a las pantorrillas mientras tienes los pies en remojo. Esto mejora la circulación, mientras que las sales ayudan a eliminar de las toxinas de los pies y los músculos.