Las teorías de la motivación en los deportes

Los aletas se involucran en los deportes por varias razones, desde un anhelo instintivo de actividad física y competencia hasta el deseo de encontrar un verdadero sentido de equipo y comunidad a través de ellos. Los entrenadores, instructores, miembros del equipo y atletas pueden mejorar su desempeño si encuentran la motivación correcta para cada situación y jugador. Existen teorías motivacionales específicas que se emplean conceptos psicológicos para aplicarlos a los deportes con el objetivo de mejorar el desempeño y aumentar el placer producido por la actividad física.

Motivación extrínseca

La motivación extrínseca es la que viene de una fuente externa. Puede ser tangible, como premios monetarios u otro tipo de bienes materiales como trofeos o medallas. Sin embargo, la motivación extrínseca no siempre es posible o saludable, ya que los atletas que se concentran demasiado en el materialismo pueden descuidar otros aspectos benéficos de los deportes. La motivación extrínseca intangible consiste en reconocimiento, alabanzas y logros.

Motivación intrínseca

La motivación intrínseca surge dentro del interior del atleta o jugador. Consiste en un deseo natural de superar los retos y en el orgullo y disfrute de la práctica de una habilidad. Estos factores pueden utilizarse para recordarte por qué participas en cierto deporte cuando te encuentres en la fase de afinar tu técnica o simplemente puede hacer que todos mantengan ese sentimiento de bienestar respecto a su esfuerzo. La motivación intrínseca se desarrolla mejor a través de diferentes metas, ya sea que tengan que ver con el mejoramiento de habilidades o con las victorias en una competencia.

Teoría de la vitalidad

La teoría de la vitalidad (theory of vitality) establece que la vitalidad influye sobre la capacidad futura de desempeño. Un atleta tiene una vitalidad base con la que trabajar y de la que no debe alejarse demasiado. La vitalidad es afectada por las acciones o efectos que satisfacen o se entrometen con las necesidades del deportista. Por ejemplo, si un jugador necesita motivación extrínseca y no recibe alabanzas su vitalidad caerá y perderá la motivación. Dela misma forma, si un jugador ama un juego y gana en él, su disfrute intrínseco será satisfecho y su vitalidad se elevará, lo que lo motivará para seguir adelante.

Teoría del emparedado

La teoría del emparedado (sandwich theory) motiva a los aletas a mejorarse o corregirse sin destruir su sentido de disfrute, orgullo o inclusión dentro de un equipo donde todos los miembros son iguales. Puedes aplicarte la teoría a ti mismo considerando tus contribuciones positivas al equipo. Cuando realices una crítica, imagina que construyes un emparedado con dos capas exteriores de motivación positiva y una interior de crítica. Dr. Lee Crust explica que esto motivará a los aletas a dar el esfuerzo necesario para mejorar, ya que sus necesidades mayores intrínsecas o extrínsecas habrán sido satisfechas.

Desmotivación

La desmotivación sucede cuando los deportistas no tienen motivación. Esto puede suceder por distintas razones: a veces, el jugador o deportista no cree en su capacidad, realmente considera que es incapaz de hacer las cosas en la forma en que se le piden. En otras ocasiones el deportista no comprende la relación entre las acciones que se le pide que realice y el resultado que desea. En estos casos los entrenadores e instructores pueden desarrollar su autoestima si construyen poco a poco habilidades determinadas. Otra solución es acondicionar a los atletas para que comprendan como es que sus mejoras en la técnica o en atletismo mejorarán su desempeño global dentro del equipo.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel moran | Traducido por karly silva