Teoría sobre el orden de nacimiento de los hermanos

Como padre, puedes preguntarte acerca de las diferencias que observas en la personalidad de tus hijos, bajo el supuesto que todos hayan recibido los mismos cuidados. Puedes atribuir las diferencias a los genes, a la creencia de que uno de ellos heredó el temperamento de su padre o que la hija heredo tu carácter introvertido; y en parte, puede ser que tengas razón. Sin embargo, el psicólogo Alfred Adler elaboró una teoría que ofrece una explicación diferente basada en el orden de nacimiento de los hijos. Es decir, el orden en que nacieron los hijos tiene una influencia significativa en su personalidad, su forma de aprendizaje e, incluso, en el tipo de profesión que adoptarán en el futuro.

Marcando el camino

El hijo primogénito y único suele recibir toda la atención de sus padres, y por lo tanto desarrolla un fuerte sentido de confianza, según señala la terapeuta familiar Janet Strassman Perlmutter en su artículo "Birth Order: What It Means for Your Kids... and You" (Orden de nacimiento: lo que significa para tus hijos y para ti), publicado en el sitio web Parenthood.com. El primogénito, por los elogios que cosecha mediante el cumplimiento de los deseos de sus padres, aprende a creer que todo lo que necesita para obtener aprobación es seguir las reglas. Usualmente trabaja muy intensa y concienzudamente buscando la perfección y el alto rendimiento. Se convierte en un líder natural, por ejemplo, la mayoría de los presidentes de Estados Unidos fueron primogénitos. Otros ejemplos destacados son Hillary Clinton y Oprah Winfrey.

Encontrando un espacio para negociar

Los medianos a menudo sienten que no tienen un lugar, ya que no reciben la atención del primer hijo y no son tratados como bebés, como sucede con el más joven de la familia, según señala Susan Krauss Whitbourne, profesora de psicología en University of Massachusetts Amherst, en su artículo "That Elusive Birth Order Effect and What it Means for You" (Ese elusivo efecto del orden de nacimento y lo que significa para ti), en la revista "Psychology Today". De ahí que se conviertan en personas que quieran agradar y así evitar sentirse ignorados. Tienden a ser extrovertidos y sociales, son más creativos y, por naturaleza, tienden a ser emprendedores. También pueden ser rebeldes, actuar como constructores de la paz y a mantener la amistad. David Letterman, Madonna y la princesa Diana eran hijos medianos.

Siempre joven

Los hermanos más jóvenes de la familia reciben a menudo el trato de "bebés" de la familia, incluso cuando ya son personas de edad adulta, y muchos pueden asumir algunas características infantiles. El psicólogo y escritor Kevin Leman señaló en "CBS News" que los hijos más jóvenes suelen ser los más sociales y extrovertidos de la familia, pero también pueden ser manipuladores o irresponsables con el dinero, así como profesionalmente. Les gusta estar en el centro de la atención. Hombres divertidos y famosos como Jim Carrey, Steve Martin y Billy Crystal son un buen ejemplo del hermano menor.

Ajuste a la paternidad

Muchas variables influyen en la formación y crecimiento de los hijos, independientemente del orden de su nacimiento. Los hijos que nacen cinco años después del primogénito pueden presentar cualidades muy semejantes a él. El niño que nace después de las niñas puede presentar cualidades de primogénito, ya que es el primer varón de la familia. Tu paternidad también puede tener un impacto enorme en cómo tus hijos crecen. El escritor Leman dice que los padres deben dar a su primogénito menos responsabilidades y ayudarlo a reducir la presión que su sentido de perfección le provoca. Los hijos medianos necesitan pasar más tiempo con los padres, quienes deben escuchar con más cuidado lo que ellos tengan que decir y así se abran y puedan expresarse. Los más jóvenes pueden recibir más responsabilidades y ajustarse más a las reglas. Hacer estos ajustes puede ser de gran ayuda para resolver algunas de las cuestiones que se originan en razón al orden del nacimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por maria magher | Traducido por xochitl gutierrez cervantes