Tensión muscular producto de la falta de ejercicio

Los beneficios del ejercicio no son puramente cosméticos. El ejercicio es necesario para mantener los músculos saludables y enviar sangre rica en oxígeno a los tejidos. Si has permanecido sedentario por algún tiempo, puede que sufras de algunos efectos adversos desagradables, como tensión muscular, lo que puede hacer difícil realizar las tareas diarias.

Ejercicio y función muscular

El ejercicio mejora el desempeño de los músculos al estimular el flujo sanguíneo a los tejidos. Cuando mueves tu cuerpo, incrementas tu circulación, enviando sangre rica en oxígeno y nutrientes a tus tejidos. Esto ayuda a mantener los músculos saludables y en buen funcionamiento. Además, si realizas entrenamiento de resistencia, estás trabajando para fortalecer tus músculos. Esto se logra añadiendo tensión a los músculos, provocando que trabajen más duro par levantar un peso o tirar de una banda de resistencia. Como resultado, se crean diminutos desgarros en las fibras musculares. Cuando tu cuerpo repara estos desgarros, te vuelves más fuerte. La falta de ejercicio reduce tu fuerza, lo cual puede tener efectos que inducen a la tensión muscular.

Debilidad muscular

Cuando tus músculos se debilitan debido a la inactividad, es más probable que experimentes dolor a causa de la actividad diaria. Cualquier cosa, desde levantar una caja hasta subir las escaleras, puede causarte dolor. Estas molestias pueden provocar una tensión muscular que provoque que tus músculos se acorten. Eventualmente, el acortamiento muscular puede generar lo que se conoce como "nudos", que son las contracturas de los tejidos musculares. Estos nudos pueden requerir de manipulación física para reducir su tensión y aliviarlos.

Acumulación de ácido láctico

Cuando tus músculos no reciben suficiente oxígeno debido a la falta de ejercicio, puedes sufrir de dolores. Cuando tus tejidos no obtienen oxígeno suficiente, se genera ácido láctico, el que es usado en lugar del oxígeno. La acumulación de ácido láctico en los tejidos también provoca contracturas y está asociado con un aumento de la tensión muscular.

Advertencia

Si sufres de tensión muscular debida a la falta de ejercicio, es importante no regresar a la actividad física de forma agresiva. Aunque deberías incorporar el ejercicio en tu rutina diaria para reducir los dolores, debes añadir lentamente ejercicios de bajo impacto, como caminar o andar en bicicleta por períodos cortos de tiempo. Cuando experimentes dolor muscular debido a la falta de ejercicio, tienes un mayor riesgo de lesiones, como desgarros y fracturas. Si no estás seguro sobre cómo retomar el ejercicio, consulta con tu médico, quien te podrá aconsejar cómo volver a realizar actividad física.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por mike tazenda