Temblores después de correr

Si experimentas temblores después de correr, podrías estar sufriendo de fatiga muscular o de un nivel bajo de azúcar en la sangre. Ambas condiciones pueden indicar peligro, o incluso una situación de emergencia. Los temblores son signo de fatiga muscular, mientras que los temblores en las manos y extremidades pueden indicar que tu cuerpo se quedó sin combustible, azúcar, y estás en un estado hipoglucémico.

Temblores por fatiga muscular

Para construir masa muscular, los fisicoculturistas realizan ejercicio hasta el punto de la fatiga muscular; el punto en el que la forma apropiada ya no puede sostenerse durante los movimientos requeridos. Correr también puede causar fatiga a los músculos de una manera similar al entrenamiento de resistencia. Cuando los músculos tiemblan o se contraen después de correr, puede ser una señal de que te estás exigiendo demasiado y te encuentras en peligro de causar lesiones a tus músculos, tendones o ligamentos.

Causas de la fatiga muscular

Si tus músculos se fatigan rápidamente mientras corres, puedes estar excediéndote en tu programa de ejercicios. Los músculos esqueléticos están compuestos por grupos de células conectados a la médula espinal por los nervios motores. Los grupos celulares se contraen juntos, los diferentes grupos se fatigan a velocidades distintas durante el ejercicio sostenido, como correr una distancia larga. Cuando algunos grupos de células de un músculo dejan de funcionar, se producen movimientos de agitación o temblor. Un período de reposo permite que los grupos de células musculares vuelvan a la normalidad.

Temblores por hipoglucemia

La hipoglucemia, nivel bajo de azúcar en la sangre, ocurre con mayor frecuencia en las personas con diabetes, pero puede ocurrir en individuos no diabéticos. Uno de los primeros síntomas de la hipoglucemia son los temblores, junto con hambre, sudoración y cambios en el color de la piel. La condición se produce cuando los niveles de azúcar en la sangre son bajos y el proceso de señalización de tu cuerpo, que resulta en la liberación de glucógeno del hígado, no funciona correctamente. Por el contrario, tu cuerpo libera adrenalina, que normalmente es liberada por tu cuerpo cuando estás en peligro. Las respuestas de adrenalina ocasionan temblores musculares, taquicardia, pupilas dilatadas y otras reacciones fisiológicas al peligro.

Cómo se terminan las reservas de glucosas

La glucosa alimenta tu cuerpo de tu cerebro a tus pies. Tus órganos vitales, como el cerebro, obtienen glucosa del torrente sanguíneo. Pero tus músculos están excluidos de usar la glucosa de la sangre. En cambio, los músculos tienen su propia reserva de glucosa en forma de glucógeno. Durante el ejercicio, tus músculos queman glucógeno, obteniéndolo de la grasa, una forma menos eficientes de energía, si se agotan sus reservas de glucógeno.

Más galerías de fotos



Escrito por judy kilpatrick | Traducido por mariana groning