Temas de sexualidad adolescente

El constante bombardeo de imágenes de los medios que representan adolescentes que practican conductas sexuales puede enviar el mensaje de que tener sexo es una actividad libre de preocupaciones que no tiene consecuencias duraderas. Puesto que eres un adulto que sabe que es diferente, es tu trabajo como padre enseñar a tu hijo acerca de los muchos problemas que acompañan el sexo. Sólo entonces tu hijo estará preparado para tomar decisiones que puedan afectar el resto de su vida.

Abstinencia o no

Una cuestión clave en relación con la sexualidad adolescente es si tu familia o religión lo permite o no. Muchos padres esperan que sus hijos adolescentes se abstengan de tener relaciones sexuales hasta que se casen, mientras que otros padres se dan cuenta de que sus hijos adolescentes van a tener relaciones sexuales, y quieren hacer todo lo posible para protegerlos de las consecuencias potencialmente negativas. Una discusión franca con tu hijo es esencial para enseñarle cuáles son tus expectativas. Esta discusión debería centrarse en algo más que el aspecto físico de tener relaciones sexuales, sino que también debe incluir información sobre el envío de fotografías explícitas a través de la computadora o teléfono celular, así como el envío de mensajes de contenido sexual explícito. Muchos adolescentes se involucran en estas actividades porque son curiosos, de modo que tener una conversación puede ayudar a satisfacer esa curiosidad sin las consecuencias devastadoras que suelen acompañarla. Por lo menos, vas a educar a tu hijo para que sepa lo que puede suceder.

Enfermedades de transmisión sexual

Los adolescentes no nacen sabiendo acerca de las enfermedades de transmisión sexual y, a menos que la escuela incluya esa información en la clase de salud, puede no tener una clara comprensión de lo que son y cuáles son los síntomas que pueden causar. Los adolescentes deben saber a qué los puede conducir tener relaciones sexuales sin protección para que puedan tomar decisiones seguras si deciden tener relaciones sexuales, según señala MedlinePlus. Siéntate con tu hijo y habla con él acerca de las ETS comunes, como el herpes genital y la gonorrea, así como las menos comunes, pero más devastadoras, como el VIH, el SIDA y la hepatitis. Enséñale a tu hijo que si decide tener relaciones sexuales, debe usar un condón para que no contraiga una ETS de su pareja sexual. Conduce este mensaje a casa diciéndole que muchas ETS no generan síntomas de manera que su pareja podría tener una sin ni siquiera saberlo. Además, debes decirle a tu hijo que estas enfermedades también pueden ser transmitidas a través del sexo oral, de acuerdo con lo que señala el Center for Parent/Youth Understanding.

Anticoncepción y embarazo

Más del 40 por ciento de las mujeres estadounidenses se embarazan antes de los 20 años, y el 75 por ciento de los embarazos no son planificados, según señala el sitio PBS.org. Aunque la mayoría de los adolescentes tienen un claro entendimiento de que tener relaciones sexuales puede producir un embarazo, sus hechos son a menudo sesgados. Por ejemplo, muchas adolescentes piensan que no pueden quedar embarazadas la primera vez que tienen sexo. Es evidente que eso no es cierto, y los adolescentes necesitan saberlo. Tu hija adolescente también necesita tener acceso a un método anticonceptivo eficaz si ella elige ser sexualmente activa. Si sabes que tu hija está teniendo relaciones sexuales, haz una cita con su médico para obtener una receta de píldoras anticonceptivas u otros métodos anticonceptivos como el parche o la inyección. Habla con tu hijo acerca de los condones, ya que la mayoría de los otros métodos de control de natalidad no previenen también las enfermedades de transmisión sexual. Educa a tu hijo acerca de los métodos menos eficaces, como el coito interrumpido, que no son formas confiables de control de la natalidad.

Violación

Dile a tu hija que no tiene que hacer nada con nadie que ella no quiera. Habla acerca de lo que es la violación y hazle saber que se trata de un delito, tal como indica KidsHealth. Las hormonas están en su apogeo y tu adolescente puede ir un poco más lejos de lo que quería, pero luego puede darse cuenta de que no está lista y tratar de poner un freno a la actividad sexual; sin embargo, su pareja podría no estar dispuesto a detenerse y eso se puede convertirse en violación. La cita de violación es otro tema adolescente y con frecuencia implica echar algo en una copa para hacer que la víctima no pueda defenderse. Si tu hija ha sido violada, ofrece consuelo y apoyo, y solicita atención médica. Muchas adolescentes tienen demasiado miedo como para contarles a sus padres; de tal manera que es importante conocer los signos de que ha pasado algo. El actuar de mal humor, estar enojada, asustada, deprimida o alejarse de la familia, el tener problemas para dormir y experimentar cambios en el apetito son signos de violación. Puedes buscar ayuda para tu hija también, para que pueda hacer frente a sus sentimientos y sanar del evento, señala el sitio web KidsHealth.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por blas isaguirres