Temas de seguridad en ropa para niños

Las regulaciones federales creadas por la Comisión de Seguridad de Productos al Consumidor de los Estados Unidos ayudan a garantizar la seguridad en la ropa infantil. Los avisos sobre la ropa ocurren cuando los productos no cumplen con las regulaciones, y los padres pueden encontrar información actualizada en recalls.gov. Las muertes y lesiones relacionadas con la ropa no son muy comunes, pero las tragedias ocurren. De acuerdo con ConsumerWatch, hubo al menos 27 muertes infantiles relacionadas con la ropa reportados a la CPSC entre 1985 y 2008 en los Estados Unidos.

Ropa para dormir inflamable

El fuego es una preocupación principal de seguridad para la ropa de dormir de los niños. Las regulaciones federales requieren que la ropa de dormir para niños de 9 meses o más sea resistente al fuego o ceñida. La ropa de dormir que no cumple con alguno de estos criterios se asocia con alrededor de 300 lesiones por quemaduras menores atendidas en una sala de emergencias cada año, señala la CPSC. Las prendas de vestir se consideran resistentes al fuego cuando se hacen de un material ignífugo natural (el cual no requiere tratamiento químico) que no continúan ardiendo una vez que se retira de la llama. La ropa ceñida de dormir se considera segura porque no hay colgajos sueltos de tela para entrar en contacto con una llama y debido a que la proximidad de la tela al cuerpo limita el oxígeno debajo, el cual podría alimentar la llama. La ropa para dormir de los niños por lo general posee una etiqueta que indica que es resistente al fuego o ceñida para cumplir con las regulaciones federales sobre una etiqueta colgante.

Cordones

Veintidós muertes de niños y 48 niños heridos por enredos con cordones de ropa se comunicaron a la CPSC entre 1985 y 1999. Los cordones en el área del cuello en la ropa de los niños, como los que se encuentran en algunas chaquetas y sudaderas con capucha, representan un peligro de estrangulación. La CPSC recomienda comprar ropa sin cordones en la zona del cuello o removerlos por completo de las prendas de vestir de los niños. Estos cordones pueden enredarse en las cunas y resultar en ahorcamientos en niños, en equipos de patios de juegos o cercas, y otros lugares. Los cordones de la cintura, incluyendo los que se encuentran en la parte inferior de la ropa superior del cuerpo y los que se encuentran alrededor de la cintura de la ropa inferior del cuerpo, son otro riesgo de seguridad para los niños. Pueden quedar atrapados en las puertas del auto o de un autobús o en otros objetos móviles. El riesgo es mayor con los cordones al nivel de la cintura de más de 3 pulgadas (7,5 cm) de largo, según la CPSC. Los nudos y botones alargados en los extremos de los cordones aumentan los riesgos asociados a los mismos.

Peligros de asfixia

Para los bebés y niños pequeños, las piezas pequeñas y desmontables en prendas representan un peligro de asfixia, señala Consumer Reports. Los broches, botones, cabezas de cremalleras, lazos, pedrerías y otros apliques decorativos son una preocupación. Es mejor evitar las piezas pequeñas siempre que sea posible en la ropa de los niños pequeños, y los padres deben revisar rutinariamente la ropa con partes pequeñas para asegurarse de que estén bien sujetos.

Otros temas sobre seguridad

Los cordones, cintas y otros accesorios que cuelgan de la ropa plantean los mismos riesgos asociados con los cordones. El velcro es una alternativa más segura para asegurar los zapatos de los pequeños. El plomo en la pintura de la ropa y en el calzado infantil es un problema de seguridad. Afortunadamente, la atención reguladora federal se ha centrado en este problema recientemente. Las telas y costuras débilmente hechas y los hilos sueltos pueden envolver los dedos o miembros de un bebé, por lo que representan un riesgo para la circulación. Revisa la ropa con frecuencia y opta por prendas de tejido tupido. La piel puede quedar atrapada en las cremalleras, por lo que es mejor evitar estos mecanismos en la ropa de los niños pequeños. Los objetos metálicos como broches y cremalleras, pueden resultar peligrosos y potencialmente quemar a un niño, en especial si se dejan al sol, cerca de una unidad de calefacción o cuando se ponen en la secadora. Evita los componentes metálicos en la ropa de los niños.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por mary gomez