Qué hacer en Tegucigalpa, Honduras

Tegucigalpa, capital de Honduras, se encuentra en un valle rodeado de montañas cubiertas de pinos. Hogar de más de un millón de habitantes, la ciudad se encuentra a una altitud de 3,300 pies, lo que le da un clima primaveral durante todo el año. A pesar de los problemas que incluyen el tráfico, la pobreza y la delincuencia, Tegucigalpa ofrece al visitante iglesias coloniales bien conservadas, hermosos parques y plazas, excelentes museos y varias posibilidades de excursiones de un día.

Parques y plazas

Docenas de parques y plazas de Tegucigalpa ofrecen lugares para relajarse y observar la vida cotidiana de los residentes locales. Plaza Morazán, el parque central de la ciudad, es donde los tegucigalpenses vienen a charlar, pulir sus zapatos y escuchar conciertos. El Parque La Merced, a pocas cuadras al sur de la Plaza Morazán, tiene bancas con sombra donde los hombres mayores vienen a leer sus periódicos. Para obtener excelentes vistas de Tegucigalpa, ve al barrio Buenos Aires y sube el retorcido y empedrado Paseo La Leona hasta el parque del mismo nombre, una pequeña zona de césped rodeado de mansiones coloniales.

Museos

Los museos de Tegucigalpa cubren una variedad de temas. La Galería Nacional de Arte (no tiene sitio web; Avenida La Merced, Barrio El Centro, Tegucigalpa; 504-237-9884), ubicado en un convento construido en 1694, cuenta con cerámicas y esculturas mayas, arte religioso colonial y obras de artistas hondureños del siglo XX. El Museo Nacional de Historia y Antropología Villa Roy (no tiene sitio web; Plaza de la Concordia, Barrio El Centro, Tegucigalpa; 504-222-1468), en la mansión de ladera que perteneció al antiguo presidente de Honduras, Julio Lozano, cuenta con una exposición detallada de la historia de Honduras. Los niños podrán disfrutar del Chiminike (chiminike.org), un museo infantil interactivo, con sus exhibiciones en el cuerpo humano, el medio ambiente y el comercio.

Iglesias coloniales

La herencia colonial de Tegucigalpa sigue viva en sus iglesias. La Catedral San Miguel Arcángel de estilo barroco, en la Plaza Morazán, data de 1782. La catedral con domo color salmón está dedicada al patrón de la ciudad, San Miguel, y cuenta con un altar de oro y plata. A tres cuadras al este de la Plaza Morazán, en Parque Valle, está la Iglesia de San Francisco, la primera iglesia de Tegucigalpa. La construcción de la iglesia, que tiene un altar dorado y pinturas religiosas, se inició en 1592. La Iglesia de Santa Lucía, construida a mediados del siglo XVI, es conocida por su crucifijo de madera, llamado el Cristo de las Mercedes, enviado como regalo del rey Felipe de España en 1574.

Atracciones cercanas

Tegucigalpa es una buena base para hacer excursiones a las zonas periféricas. A treinta minutos de la capital está el pueblo minero del siglo XVIII de Santa Lucía, donde los tegucigalpenses a menudo pasan el fin de semana. El pueblo tiene una iglesia colonial, cafés al aire libre y tiendas de artesanías. Otro pueblo colonial a menos de 30 minutos de Tegucigalpa es Valle de Ángeles. El pueblo ha sido restaurado para verse como lo hacía en el siglo XVI y los gente que vende cestas de mimbre, muebles tallados a mano, muñecas y cerámica, entre otras cosas, cubren las calles completamente peatonales.

Más galerías de fotos



Escrito por matthew huntington | Traducido por gerardo núñez noriega