Cómo la tecnología ha cambiado la moda

La tecnología facilita el cambio de los estilos de ropa que cumplen con las exigencias modernas de la sociedad y las ideas creativas de los diseñadores de moda. La alteración de la ropa está fundamentalmente vinculada a los avances tecnológicos, ya que afecta a la producción de fibras, telas y la elaboración de diseños. En la sociedad occidental, la globalización, a través de la innovación científica, inspira nuevos conceptos de culturas extranjeras y afecta la velocidad de la comercialización y los servicios al por menor.

Sofisticación de habilidades

Con el fin de cambiar los estilos eficientemente, tuvo que ocurrir una sofisticación de las habilidades técnicas como tejer y coser. Un elemento crucial de los cambios en la moda fue la invención de la hilatura de fibras en el hilado que crea telas a través de esta interconexión. La invención de la aguja, y, posteriormente, la máquina de coser, fue responsable de los diseños de ropa personalizados que se ajustan a las formas del cuerpo individuales. Los cierres simples como la cremallera y el velcro luego abrieron las puertas a las posibilidades actuales.

El impacto de las fábricas

La creación del rayón y el nacimiento de la alta costura -o prendas de vestir a medida para los ricos - surgieron de la moda como una parte integral de nuestra estructura social durante la última mitad de la era victoriana (1837-1901). No fue sino hasta la Revolución Industrial del siglo XIX que el impacto de las fábricas fue sentido por todas las clases sociales, lo cual resultó en un cambio importante para la ropa asequible, permitiendo a la gente de recursos moderados tener acceso a nuevos estilos.

Tecnología acelerada

Las fábricas textiles y de prendas de vestir cambiaron drásticamente cuando el poder de la electricidad se convirtió en la fuerza motriz. Además, la velocidad con que las nuevas modas llegaban al público en general se aceleró por los trenes que transportaban mercancías a todo el país, y por la fotografía y el aumento de las comunicaciones telegráficas. Las fibras sintéticas como el nailon, el poliéster, el acrílico y después el spandex y la lycra, revolucionaron conceptos y provocaron la viabilidad de estilos cómodos de ropa. Las creaciones de cuidado fácil a precios más bajos, como el poli-algodón y la microfibra, hicieron más fácil desechar las prendas viejas para adquirir las nuevas.

Múltiples opciones

Una gama ilimitada de colores, telas y técnicas formuladas por el nuevo conocimiento, produjeron abundantes opciones para cambiar la mano de los artistas. Las empresas innovadoras, como Pierre Cardin, utilizaron plásticos y vinilos en 1960 para la ropa; Norma Kamali experimentó con un punto de lana distinto en sus diseños; las nuevas tecnologías en el procesamiento de pieles inspiraron a Karl Lagerfeld para crear prendas de piel contemporáneas. Más tarde, cuando el uso de la piel se polemizó, se introdujeron métodos para producir piel sintética. El siglo XXI ha dado lugar a un cambio generado por la explosión tecnológica de materiales ecológicos elaborados a partir de piña, maíz y bambú.

Difusión de la información

El amplio uso de los medios de comunicación ofrece a la gente la información abundante, ayudando a los consumidores en la selección de los diferentes estilos de moda. La televisión, los canales vía satélite y la Internet cambian la dirección de las tendencias a un ritmo nunca antes experimentado. Los estilos pueden ser retirados y sustituidos por otros nuevos a voluntad de los clientes. Los clics de las computadoras en las ciudades y pueblos rurales de todo el mundo reflejan las actitudes hacia la ropa. El crecimiento de las compras por Internet ha aumentado la homogeneización de los estilos, mientras que al mismo tiempo ha revelado inspiraciones desconocidas. No hay respuestas claras sobre cómo la tecnología del futuro va a alterar aún más lo que conocemos hoy en día. Sin embargo, es claro que la tecnología de avanzada va de la mano con la innovación de la moda.

Más galerías de fotos



Escrito por rosemary stocksdale | Traducido por sofia loffreda