Técnicas para la vuelta atrás en la escalada en roca

La escalada en roca puede ser un compromiso aventurero y divertido. Pueden surgir situaciones durante el proceso de escalada, sin embargo, cuando tienes que abortar la aventura. Podría ser debido al mal tiempo, lesiones o fatiga. Si estás utilizando la técnica de escalada tradicional, echar un cable (abortar el ascenso) podría ser una idea complicada. Cualquiera de las técnicas varias de retirada te asegurará de que abandonas en forma conveniente y segura.

Echar una cuerda de emergencia

Lanzar una cuerda de emergencia es la técnica que utilizan los escaladores de roca cuando se hace absolutamente imposible continuar el ascenso y tienen que bajar de la roca tan rápido como sea posible para escapar del peligro inminente. Idealmente, se puede llevar a cabo esta forma de escape siguiendo los siguientes pasos lo más rápido posible: Corta el equipamiento; deja caer el mismo, y haz rappel rápidamente y con cuidado. Esta técnica es ideal para el descenso seguro en caso de lesiones graves o agotamiento extremo entre otros escenarios mortales.

Echar una cuerda por una ruta familiar

Echar una cuerda por una ruta familiar es ideal cuando dos o más personas están subiendo el mismo terreno conocido y el descenso es necesario. En tal escenario, los escaladores deben dividir cualquier peso entre ellos para hacer el proceso de rescate más seguro y más conveniente. Normalmente, en el caso de que sean dos personas el primer escalador a descender debe llevar el equipamiento de roca. La segunda persona, entonces toma la bolsa de transporte o la mochila. Si es necesario, los dos escaladores deben utilizar mosquetones de seguridad para proteger el equipo. A continuación, deben utilizar una máquina de aseguramiento normal para rappel en la cuerda. Esta estrategia de echar una cuerda es relativamente sencilla y más segura en comparación con otras técnicas, tales como la de emergencia y como echar una cuerda por una ruta no conocida.

Echar una cuerda en una ruta no familiar

Echar una cuerda por una ruta no familiar es una estrategia de retirada perfecta en una situación en la que hay dos o más escaladores y el terreno es desconocido. Para mejorar la seguridad y eficiencia de la bajada, el escalador más experimentado debe liderar el camino. Cualquier peso debe ser distribuido entre los escaladores, con el líder llevando menos equipaje para que pueda maniobrar en los pasajes con mayor facilidad, estableciendo nuevos anclajes de soporte y volviendo a subir para ayudar a otros escaladores que puedan llegar a tener problemas en el descenso. Con esta técnica, el primer escalador utiliza un aparato de aseguramiento con bloqueo automático para descender con una cuerda fija en el anclaje, al mismo tiempo asegura que la segunda línea esté relacionada con el arnés a través de un dispositivo rápido. Al llegar a la segunda ancla, el escalador conecta ambas cuerdas a la segunda ancla, y la segunda persona desciende por las dos cuerdas con una herramienta de rappel con dos cuerdas.

Echar una cuerda con una mochila

Lanzar una cuerda con mochila implica el uso de una mochila deslizándose entre tus piernas para bajar de la roca. Con esta estrategia, todo lo que tienes que hacer es atar la mochila a tu sistema de freno con un mosquetón de seguridad. Asegúrate de que tu sistema de freno esté unido al anillo ventral justo sobre el segundo mosquetón. Coloca la mochila entre las piernas y monta a medida que desciendes. Este método es relativamente fácil de usar si eres un escalador experimentado.

Más galerías de fotos



Escrito por john mark | Traducido por franco castro