Técnicas de trote en el agua

Si hace ejercicios en las zonas más profundas, se recomienda usar un cinturón de espuma para mantener tu cabeza sobre el agua.

Si hace ejercicios en las zonas más profundas, se recomienda usar un cinturón de espuma para mantener tu cabeza sobre el agua.

El trote en el agua es un excelente ejercicio de resistencia si tienes sobrepeso porque te permite obtener beneficios cardiovasculares y estimular tu metabolismo sin hacer ejercicios que soporten peso. Esto significa que minimizas la distensión de los ligamentos y articulaciones y tienes un bajo riesgo de lesiones al tiempo que quemas calorías. Debido a este bajo impacto, también es una buena forma de recuperar fuerzas después de una lesión. Si eres un atleta entrenado, correr en el agua puede ayudarte a aumentar los músculos y la resistencia debido a que el agua proporciona resistencia cuando corres. Puedes usar muchas técnicas de trote en el agua para lograr tus objetivos.

Trote básico en el agua

Cuando realizas el trote básico en el agua, usa los mismos movimientos que usarías en la tierra, según aconseja Uwe Rheker, autor de “Playing and Training Creatively". Si eres nuevo en el ejercicio, comienza caminando antes de trotar. Caminar implica alrededor de 25 a 30 pasos por minuto. Asegúrate de mantener los codos en un ángulo de 90 grados, según señala Johannes Roschinsky en “Fat Burning: Exercise and Diet".

Zancada

Usa zancadas para un entrenamiento más vigoroso, según recomienda Roschinsky. Ensancha tus zancadas lo más posible mientras trotas. Esto requiere mucho más esfuerzo que caminar, por lo que no es adecuado para largos períodos de entrenamiento de fuerza, afirma Rheker. No obstante, puedes hacer intervalos de caminata y zancadas para reforzar el acondicionamiento y quemar grasa.

Velocidad

Concéntrate en la velocidad en lugar de las zancadas largas si estás buscando mejorar la velocidad y la fuerza. Se aconseja a los atletas hacer de 76 a 80 ciclos por minuto, lo que significa hacer más pasos por minuto con cada pierna, según afirma Al Lyman, un entrenador certificado de triatlón de los Estados Unidos. En general, estarás dando de 152 a 160 pasos. Esto te ayudará a cobrar resistencia para correr también en tierra. En la tierra, la cadencia recomendada para un atleta es de 88 a 90 ciclos por minuto.

Rodillas elevadas

Los ejercicios de elevar las rodillas son avanzados y te ayudan a cobrar fuerza, según afirma Brian Mac, entrenador y asesor de la UK Athletics, el consejo de administración de pista y campo del Reino Unido. Lleva la pierna de adelante hacia arriba tan alto como puedas mientras das el paso. El movimiento es similar a subir un peldaño. Esto es seguido de un notable estiramiento en la parte posterior de las piernas, afirma Rheker. Sentirás la resistencia del agua en la planta del pie y en la rodilla. Según Mac, es recomendable inclinarse ligeramente hacia adelante en este ejercicio.

Intervalos de velocidad

Lyman aconseja realizar un entrenamiento por intervalos alternando pasos lentos y rápidos. Haz intervalos de uno, dos y tres minutos a velocidad rápida. Haz descansos de 30 segundos caminando entre cada uno de los intervalos rápidos. Prueba 10 series de un minuto, cinco de dos minutos y otras de o tres de tres minutos. Asegúrate de calentar y enfriar también.

Más galerías de fotos



Escrito por linda tarr kent | Traducido por maria eugenia gonzalez