técnicas tradicionales de crianza de los niños japoneses

Los japoneses generalmente consideran a los niños como innatamente inocentes y virtuosos, y ven el mundo exterior como el único elemento que hace que los jóvenes se desvíen de su naturaleza, de acuerdo con un estudio de 2004 de la Universidad de California-Riverside. Los japoneses han abordado históricamente la paternidad como uno cuidaría de una planta que requiere de una cuidadosa nutrición, formación y poda para que crezca.

Enseñanza de la dependencia

Las técnicas de crianza de los niños japoneses se basan fundamentalmente en las nociones de dependencia de los niños con la madre. Como se señala en un artículo titulado "La disciplina en la primera infancia" ("Discipline in Early Childhood"), un examen académico intercultural de la educación infantil publicado por la Asociación de Kansas para la Alimentación y la Salud Mental Infantil (Kansas Association for Infant & Early Childhood Mental Health), los padres japoneses tradicionalmente llevan a cabo la crianza del niño realizando todas las tareas básicas por ellos en lugar de enseñarles a los niños a ser autónomos e independientes. En los EE.UU., por ejemplo, una madre puede estimular a su hijo a vestirse, empacar su almuerzo por sí mismo o elegir su propio juego. Pero en Japón, los padres manejan esas y muchas otras tareas y responsabilidades por el niño, incluso en la adolescencia. Las madres japonesas determinarán la educación, aficiones, e incluso las carreras que sus hijos van a seguir y llevar a cabo. Desde esa técnica de crianza de los niños, los niños japoneses aprenden a obedecer con diligencia y confiar en la guía y dirección de sus padres, según los estudiosos de la Universidad de Southern Utah.

Paternidad íntima

En Japón, la paternidad y la intimidad van de la mano. Desde el nacimiento, las madres establecen una relación íntima con sus bebés y continúan reforzando esa conexión durante toda la infancia. Según la Asociación de Kansas para la Salud Mental de Bebés y de la Primera Infancia(Kansas Association for Infant & and Early Childhood Mental Health), el último objetivo de una madre japonesa tradicionalmente ha sido la de establecer una relación con su hijo, en el que madre e hijo comparten la misma mentalidad, en lugar de tener dos mentes separadas. El desarrollo de esta extrema cercanía es preferible a las técnicas de modelado, negociación y de disciplina cuando se trata de criar a los hijos con los valores sociales y morales en Japón. Es tradición que las madres japonesas confíen en el íntimo vínculo que han establecido con sus hijos en lugar de castigar o aplicar otros métodos contundentes para convencer y obligar a los jóvenes a comportarse adecuadamente.

Técnicas de sentir la paternidad y de construcción del nido

El sentimiento de la paternidad y la construcción del nido son dos técnicas comunes para la práctica de la dependencia y reforzar la intimidad de las familias japonesas. Según una encuesta de 2008 de los estilos de crianza de las mujeres japonesas modernas, los padres que llevan a cabo esos enfoques pasan la mayor parte del tiempo en casa con sus hijos y cuidadosamente planifican y supervisan la comunicación de su hijo, su nutrición, su educación, sus actividades recreativas e incluso sus estilos de moda. Los niños se quedan en casa la mayor parte del día, y se les enseña a comunicarse con frecuencia, de manera honesta y exclusivamente con sus madres. El papel de mamá es ser extremadamente cuidadosa y selectiva a la hora de tomar decisiones exclusivas acerca de dónde van los niños, lo que van a comer, qué actividades realizan y qué vestirán. Estas técnicas refuerzan la intimidad y confianza en los padres.

Técnicas de crianza racionales

La técnica de crianza racional es otra técnica de crianza firme de los hijos de japoneses. Como se indicó en una encuesta de 2008 por una compañía de medios japoneses, Hakuhodo, la paternidad japonesa se integra fuera de los enfoques y prácticas de crianza desde una serie de recursos. Las madres japonesas que practican técnicas de crianza racionales, frecuentemente consultan un conjunto de miembros de la familia, amigos, profesionales de la conducta y a educadores a la hora de tomar decisiones para sus hijos. La diferencia entre esta técnica de crianza de los hijos y otros métodos de crianza tradicionales es que la crianza racional depende en gran medida de fuentes externas, mientras que el sentimiento de crianza y las técnicas para construir nidos dependen exclusivamente de la sabiduría y la autoridad de la mamá.

Más galerías de fotos



Escrito por debra pachucki | Traducido por priscila caminer