Las técnicas de respiración para el Síndrome de hiperventilación

Escrito por Lisa M. Wolfe | Traducido por Anibal Julian Barbosa
La respiración nasal puede ayudar a reducir el síndrome de hiperventilación.

La hiperventilación es la respiración rápida que produce una pérdida anormal de dióxido de carbono de la sangre, lo que conduce a un nuevo aumento en el ritmo respiratorio para restablecer los niveles de dióxido de carbono. El síndrome de hiperventilación es una condición crónica de aumento de la tasa de respiración. Si sufres de síndrome de hiperventilación, también puedes experimentar ansiedad, miedo o pánico. Las técnicas de respiración diarias pueden ayudar a disminuir el ritmo respiratorio y ayudar a tu cuerpo a utilizar el oxígeno y el dióxido de carbono de manera más eficiente. Habla con tu médico para confirmar que este tratamiento es aceptable para tu condición.

Inhala y exhala por la nariz. Esto disminuye la cantidad de aire que tomas.

Inhala, y siente tu respiración en la parte posterior de la garganta, expande el pecho y luego toma ese aliento hasta el final en tu estómago hasta que sientas tu estómago expandirse. Practica esta respiración abdominal profunda para hacerla en vez de respiraciones profundas.

Usa técnicas de relajación, como la respiración enfocada. Concentra tus pensamientos sólo en tu respiración mientras te sientas en una lugar tranquilo y practicas la respiración nasal de 5 a 10 minutos al día.

Consejo

Participar de ejercicios físicos diarios, como la natación o correr te obligará a tomar respiraciones profundas.

Usa ropa suelta que no inhiba tu respiración abdominal evitando que el estómago o en el pecho se expanda a medida que respiras durante las actividades diarias.