Técnicas de respiración para ejercicios estomacales

Aprender la técnica de respiración adecuada para un ejercicio puede ser la diferencia entre un entrenamiento que te llene de energía y uno que te deje fatigado y sin aliento. Al hacer ejercicios abdominales, como bolitas (crunches) o planchas (planks), la técnica de respiración correcta puede mejorar el entrenamiento para aprovechar cada segundo de tu cansancio. Al practicar la técnica de respiración correcta por tu cuenta y saber cuándo inhalar y cuándo exhalar, puedes acompañar una buena respiración con tu esfuerzo físico para obtener los mejores resultados posibles.

Beneficios para la respiración

Puede que no pienses en algo tan automático como respirar, pero la respiración puede hacer la diferencia en tu entrenamiento abdominal. Al hacer ejercicios abdominales, respirar fuera de tiempo fortalece tus músculos abdominales e involucra al núcleo del cuerpo, de forma tal que puedes obtener mejores resultados. La técnica de respiración adecuada también puede fomentar mayor energía al hacer ejercicios. Cuando te agotas, puede que sea una reacción natural sostener el aliento. Desafortunadamente, esta práctica es peligrosa y puede resultar en mareos e incluso desmayos.

Técnica adecuada

La técnica de respiración inadecuada puede restringir tu habilidad de aprovechar tu entrenamiento abdominal. Para obtener la mayor cantida de tus pulmones hacia tus músculos, es importante atraer aire profundamente hacia tus pulmones. Esto se logra mediante una técnica llamada respiración abdominal. La respiración abdominal ayuda a llenar tu estómago de aire y obtener la cantidad óptima de oxígeno para tu cuerpo. Si sólo llevas el aire al pecho, puede que no obtengas el oxígeno necesario para un entrenamiento.

Ejercicios de respiración

Para asegurar que comprendes cómo respirar adecuadamente al ejercitar, intenta tomar algunas respiraciones abdominales estando relajado. Halla una posición cómoda en el suelo y coloca una mano sobre tu estómago, y luego inhala de manera profunda. Observa tu mano, si ésta se eleva con la inhalación, estás haciendo lo correcto. Si no se levanta, no estás respirando de forma profunda. Respira tres veces seguidas con la mano sobre tu estómago antes de comenzar tu entrenamiento abdominal.

Inhala y exhala

Para involucrar a tus músculos abdominales al respirar debes saber cuándo inhalar y cuándo exhalar. Tu patrón de respiración diferirá dependiendo del tipo de entrenamiento abdominal que estés haciendo. Si realizas un programa de resistencia con peso, exhala con la contracción o el mayor esfuerzo de los músculos para obtener más potencia. Si utilizas técnicas de yoga o de Pilates, inhala por tu nariz durante el esfuerzo y exhala por la boca mientras te relajas, para mantener el ritmo y calmarte al ejercitar.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por mike tazenda