Técnicas de pivote para carreras de giros

La prueba de giros verifica tu agilidad y atletismo para completar una serie de carreras cortas con giros de 180 grados entre cada carrera. Un ejercicio similar, llamado prueba del bip, requiere completar cada carrera corta antes de que este se escuche. Si deseas mejorar tu tiempo en una prueba de giros, enfócate no sólo en la aceleración de cada carrera, sino también en tu técnica de giro.

Frenar y girar

Un simple frenar y girar es la técnica principal que debes dominar. Cuando te acerques a la línea, baja las caderas y pisa con un pie a lo largo de la línea. Gira tu cuerpo y tu otro pie y usa las dos piernas para impulsar tu cuerpo lejos de la línea. Empujar con firmeza en tus primeros pasos tras el giro ayuda a acelerar rápidamente hacia la otra línea.

Utiliza las manos

Añadir las manos al giro proporciona un impulso adicional y estabilidad a medida que completas el giro. Cuando plantes tu pie derecho, coloca tu mano derecha cerca de tu pie y usa el brazo como ayuda para empujarte fuera de la línea. Otra forma de usar las manos es colocar la mano derecha en la parte superior del muslo de la pierna derecha y empujar, lo que ayuda a detener el impulso hacia adelante de tu cuerpo a medida que cambias de dirección.

Alterna las piernas

Cuando una carrera de giros supera los seis largos, considera alternar la pierna con la que pisas al dar el giro. Usas los músculos de ambas piernas, la que pisa y la que no, de manera diferente. Por lo tanto, alternar la pierna que apoyas te permite aprovechar los músculos de ambas piernas. En lugar sólo alternar la pierna, lo que puede alterar tu paso, mide la distancia a la línea de meta y favorece a la pierna que no has utilizado en la última vuelta.

Giro gradual

Un giro gradual es a menudo más eficaz que un giro de pivote, a pesar de que requiere recorrer una distancia un poco mayor. En un giro gradual, en lugar de girar en un momento determinado, describe un semicírculo apretado al final de cada carrera corta, colocando el pico de este en la línea final. Esta técnica te permite mantener tu impulso hacia adelante en lugar de la abrupta desaceleración y aceleración en un giro de pivote. Es especialmente útil para las personas con problemas en las rodillas, problemas de cadera o músculos desgarrados que el giro de pivote podría exacerbar.

Más galerías de fotos



Escrito por kristen may | Traducido por martin santiago