Técnicas de natación de dorso

El dorso es un estilo fundamental de natación que debe ser parte del repertorio de todo buen nadador. Nadar dorso puede ser relajante y es menos extenuante que otros estilos, como el estilo libre y el de mariposa, dado que tu cabeza nunca está sumergida. Si tienes problemas de espalda, el nado de dorso es un estilo ideal para realizar. Aprender las técnicas apropiadas de dorso pueden ayudarte a quitar presión de tu espalda, mientras entrenas tus brazos y piernas.

Cabeza

Durante el nado de dorso, tu cabeza permanece sobre el agua en todo momento. Descansa tu cabeza en el agua y junta tu barbilla a tu cuello. Tus orejas deben permanecer justo arriba de la línea del agua a través de todo el nado. Mientras nadas, apunta a mantener tu cabeza tan fija como sea posible y fija tu mirada hacia arriba. Muchas piscinas profesionales tienen marcadores suspendidos sobre la piscina. Esos marcadores sirven como guía para ayudar a alinearte mientras nadas de dorso.

Cuerpo

Tu cuerpo debe descansar horizontalmente en el agua en línea recta. Mantén tus piernas completamente extendidas en todo momento y estira tu cuerpo para mantener tu espalda recta. Mientras nadas, tu cuerpo debe estar parcialmente fuera del agua. No bajes tus caderas, ya que esto crea un arrastre y te vuelve más lento. Con cada brazada, tu cuerpo debe girar en un ángulo hacia el lado del brazo que está siendo insertado en el agua. Esta técnica te ayuda a cortar el agua y reduce la cantidad de resistencia que tu cuerpo tiene que enfrentar. Mantén los músculos de tu núcleo comprimidos durante la brazada para ayudar a inclinarte en el movimiento circular.

Brazos

Tus brazos imitan la acción de un molino cuando nadas de dorso. Ambos brazos deben estar completamente extendidos en todo momento. Un brazo deja el agua cerca de la cadera y gira hacia arriba y hacia atrás. El brazo vuelve a entrar en el agua detrás de tu cabeza, con tu dedo meñique entrando primero. A medida que este brazo gira en el aire, el otro brazo está impulsando el agua hacia atrás por debajo del cuerpo. La palma debe estar abierta y ser usada como un remo para mover el agua. Cronometra la brazada y mientras un brazo entra al agua, el otro brazo está completando el remo debajo de tu cuerpo.

Piernas

Las piernas realizan patadas de aleteo durante la brazada. Trata de mantener el ritmo de lo que tus brazos están haciendo. Apunta a realizar el mismo número de aleteos durante cada brazada completa. Las patadas de aleteo deben hacerse completamente sumergidas. Dobla levemente tus piernas hacia abajo y patea hacia arriba para mover el agua. Tus dedos deben estar apuntando hacia el lado opuesto a tu cuerpo y deben actuar como un remo, lo que ayuda a mover más agua que si estuvieran apuntando hacia arriba.

Respiración

Tu respiración debe ser rítmica y en sincronía con tus brazadas. Inhala y exhala consistentemente en el mismo punto en cada brazada. Idealmente, debes inhalar a medida que un brazo se recupera y exhalar mientras el otro brazo se recupera.

Más galerías de fotos



Escrito por dan harriman | Traducido por gabriel guevara