Técnicas de masaje de senos masculinos

El tejido mamario de la mujer se interpone en el camino para poder trabajar algunos de los músculos pectorales, pero los terapeutas de masaje no tienen ningún problema para trabajarlos en los hombres. Aunque ir a un terapeuta de masaje para tener un masaje con aceite es una opción, también lo puedes hacer tú mismo. Además de las técnicas de masaje que se realizan por una persona a otra, trabajar con auto masaje usando un rodillo de espuma es otra opción. El uso de este rodillo implica básicamente darte un masaje de tejido profundo, también conocido como masaje terapéutico.

Deslizamiento en el pecho (Effleurage)

El deslizamiento en el pecho (effleurage) es un pase básico de masaje para extender el aceite sobre el pecho y comenzar a trabajar en la zona. Este deslizamiento es uno de los pases estándar del masaje terapéutico. Es ligero y relajante. Para practicar el deslizamiento en un hombre, debe estar boca arriba en la mesa de masaje y el terapeuta de pie frente a su cabeza. Coloca el aceite de masaje en una mano y frota las manos entre sí para calentarlas. Coloca las palmas sobre su pecho con los dedos apuntando hacia sus pies. A continuación, desliza tus manos hacia su abdomen. Gira los dedos hacia afuera y desliza tus manos para tocar la mesa de masaje al lado de sus caderas. Regresa tus manos nuevamente para que tus dedos apunten otra vez hacia abajo y deslízalos hacia arriba sobre sus costados, sobre el pecho y de regreso al punto de partida. Tendrás que girar tus manos para apuntar hacia afuera nuevamente cuando se deslizan a lo largo del pecho.

Abanicado en pectorales

El abanicado es otro pase básico de masaje de uso frecuente en el masaje sueco. Puedes abanicar los pectorales de un hombre, pero no en los femeninos, aunque sí lo puedes realizar en su zona superior. Para llevar a cabo esta técnica, colócate de pie al lado izquierdo del cliente, después de realizar un par de deslizamientos en el pecho. Con los pulgares, comienza en el lado del esternón del lado opuesto del que estás parado y trabaja en diagonal hacia el hombro derecho, siguiendo la línea de los pectorales. Haz movimientos circulares con los pulgares, siempre hacia fuera. Hazlo alternando con ambos pulgares a medida que avanzas. Lleva tus pulgares hacia el esternón y ligeramente arriba del lugar de partida, repitiendo el movimiento de abanicado en paralelo a la línea diagonal que ya trabajaste. Repite en el otro lado parándote a su derecha.

Percusión

La percusión se refiere a una técnica de masaje consistente en golpear o percutir ligeramente el cuerpo para aumentar el flujo de sangre. Puedes usar la percusión en el pecho de un hombre, o lo puedes hacer en ti mismo. Toca el pecho con las yemas de los dedos como un pico, golpeando rápidamente el lado izquierdo y el derecho alternativamente. También puedes usar los puños relajados. Un hombre puede hacer esto por sí mismo golpeando sobre su pecho como Tarzán. Percute sobre todos los puntos alrededor del pecho.

Rodillo de espuma sobre pectorales

El rodillo de espuma es una herramienta de automasaje que se puede usar en la espalda, el pecho, los glúteos y la mayor parte de las piernas. Deteniéndote en cualquier momento que sientas dolor y dejando que el peso de tu cuerpo presione sobre la espuma, puedes liberar adherencias. Para usar el rodillo de espuma en el pecho, sigue la misma línea que en el abanicado comprimiendo los pectorales con el rodillo de espuma. Para ello, debes acostarte boca abajo en el piso y colocar el rodillo de espuma en la parte derecha de tu esternón, colocado en diagonal con el extremo superior señalando tu hombro izquierdo. Usa tus brazos y piernas para impulsarte hacia adelante para que el rodillo de espuma se mueva hacia arriba hasta el hombro derecho. Para en cualquier adherencia y mantén la presión hasta que el dolor disminuya. Repite en el lado izquierdo.

Más galerías de fotos



Escrito por sarka-jonae miller | Traducido por sergio mendoza