Técnicas de manejo de la ira para hombres

La ira es una emoción perfectamente normal y saludable. Todos tienen diferentes desencadenantes, y lo que causa que una persona vea en rojo podría no molestar en lo más mínimo a otra persona. La ira sólo se convierte en un problema cuando se sale de control. Si tú, o un hombre cerca tuyo, tiene problemas para controlar la ira, deben tomarse medidas para lidiar con ella de una manera más positiva. Si son ignorados, los altos niveles de ira incontrolada pueden conducir a problemas en las relaciones.

Date un tiempo de descanso

Si puedes atrapar a tu ira justo cuando empieza a atraparte, tienes una mejor oportunidad de mantenerla bajo control. Siempre que te encuentres en una situación potencialmente volátil, distánciate emocionalmente a ti mismo de ella por unos momentos. Concéntrate en respirar profundamente mientras cuentas lentamente hasta 10, informa la Clínica Mayo, en el artículo "Anger Management: 10 Tips to Tame Your Temper" (Manejo de la ira: 10 consejos para domesticar tu temperamento). Reanuda la conversación cuando tu ira se haya calmado. Si todavía sientes que tu ira podría salirse de control, aléjate y date más tiempo para calmarte.

Mira alrededor

De acuerdo con el terapeuta Steven Stosny en el artículo "Anger, Men, and Love" (Ira, hombres y amor), para Psychology Today, la mayoría de la ira masculina se debe a sentirse un fracaso. Si un hombre es incapaz de hacer frente a los sentimientos de insuficiencia o inseguridad de una manera positiva y productiva, es posible que los libere de la única forma en que sabe hacerlo: dando rienda suelta a la ira contra otra persona (comúnmente una pareja o ser querido). Esto puede ser percibido como controlador. Dite a ti mismo que el verdadero poder no viene de dominar a los demás, sino de reconocer las emociones difíciles y comunicar tus necesidades de una manera respetuosa. Recuerda, no importa lo mucho que alguien esté molestándote, siempre tienes la opción de cómo reaccionar.

Cambia tu concentración

La próxima vez que te enojes, presta atención a las sensaciones físicas que experimentas. Las respuestas corporales comunes a la ira incluyen respiración rápida, dolor de cabeza, puños o mandíbula apretados, y una sensación de tensión en tu estómago. Al concentrarte en estas sensaciones, en lugar de la situación que está haciéndote enojar, la presión emocional de tu ira puede disminuir, sugiere la psicoterapeuta Jeanne Segal, Ph.D., y Melinda Smith en el artículo "Anger Management" (Manejo de la ira), para HelpGuide.org . Luego, concéntrate en aliviar estas reacciones físicas. Sal a caminar para deshacerte de la energía acumulada, masajéate las zonas de tensión como el cuello o los hombros, o usa la visualización para imaginarte en un lugar tranquilo y feliz.

Aligera el humor

Cuando es usado apropiadamente, el humor realmente puede ayudar a calmar la ira. Por ejemplo, si estás enojándote después de una disputa con tu esposa sobre cuánto contribuyes a las tareas del hogar, imagina a tu esposa como un pulpo, utilizando cada una de sus muchas manos para atender a alguna tarea que te acusa de descuidar. Realiza un dibujo de ella, si te ayuda. Si puedes sonreír sobre la situación, cuando se reanude la discusión con tu esposa puede que te encuentres en un lugar más tranquilo. Sin embargo, no uses el humor de una manera sarcástica para sumar puntos en una discusión o rebajar más a alguien, advierte el artículo de la American Psychological Association "Strategies for Controlling your Anger" (Estrategias para controlar tu ira). El propósito de usar el humor como una técnica para manejar tu ira es dejar de tomarte demasiado en serio.

Más galerías de fotos



Escrito por c. giles | Traducido por mariano abrach