Técnicas de Kenjutsu

El arte marcial Kenjutsu es la esgrima antigua de la clase samurai japonesa, la cual alcanzó su apogeo durante los siglos XV y XVI. Muchas personas en todo el mundo practican la forma deportiva del kenjutsu, llamado kendo, pero ambas tienen muchas diferencias. El Kenjutsu no tiene restricciones o sistemas de puntuación en su forma de combate y está impregnado de una gran tradición de las artes marciales. El Kenjutsu es algo más que esgrima, este arte marcial se llena de rituales, historia y técnicas de golpes precisos. Los practicantes de kenjutsu mantienen un delicado equilibrio entre las técnicas tradicionales de las artes marciales y las limitaciones que se aplican al deporte moderno hoy día.

Las cinco posturas de lucha

Kenjutsu opera desde cinco posiciones primarias, o Itsutsu No Kamae. Las cinco posturas de combate son espada en alto, espada al costado, golpe medio, espada apuntando hacia abajo y espada en forma horizontal. Las cinco posturas están unidas entre sí en una cadena de movimientos que permiten al espadachín adaptarse a cualquier condición de batalla. Estas cinco posturas son la base para la formación y entrenamiento de kenjutsu. Las posturas construyen memoria muscular y aprendizaje motriz, las técnicas se introducen en tu cuerpo a través de las repeticiones.

Ataques rápidos

Kenjutsu tiene una serie de ataques rápidos en los que una mano debe permanecer sobre el pomo de la espada y la otra debe descansar sobre la cresta de la hoja. Esta postura de la mano y las variaciones similares en la postura permiten golpes con la katana, o espada, que pretende rivalizar con la velocidad de las flechas. Estos ataques rápidos no requieren de fintas y se pueden iniciar desde varias posiciones iniciales. Los objetivos de los ataques rápidos incluyen las muñecas, la garganta, la ingle y el cuello. Los ataques rápidos no sólo fortalecen los músculos de los antebrazos y las muñecas, sino que también mejoran la coordinación entre la mano y el ojo, así como la velocidad en general.

La estocada de frente

La estocada es una de las principales técnicas de combate del kenjutsu. La estrategia detrás del embate consiste en ser el primero en atraer al oponente provocando un ataque a destiempo. Esto se logra a través de un subterfugio. Es necesario que finjas tu intención de acercarte al oponente, para después realizar un ataque a hacia adelante con las dos manos, apuntando a la cara o al pecho. Los ataques del Kenjutsu siempre son precedidos por un ataque falso o un movimiento circular, que se utiliza para mover la hoja del oponente.

Limpieza de la hoja antes de revestirla

Antes de revestir la hoja, gira la katana por encima de tu cabeza en un movimiento rápido, circular o desliza la hoja con un movimiento rápido de la muñeca. Encierra en un círculo la espada delante de ti y desliza la punta a través de la abertura de la funda. Desliza la hoja en la funda con la mano derecha y mueve la funda sobre la hoja con la mano izquierda. Los dos brazos deben moverse juntos y deben reunirse en el centro. El arte marcial Kenjutsu tiene muchos rituales y técnicas que rodean el manejo adecuado de la hoja. Todo, desde la forma en que llevas tu espada a la forma de limpiar la sangre está cuidadosamente orquestada. Los practicantes modernos del Kenjutsu nunca podrían tener un uso práctico de estas técnicas, pero el mantenimiento de la espada es parte de la tradición kenjutsu.

Técnica de la doble espada

Algunos practicantes de kenjutsu han sabido luchar con dos espadas, una técnica popularizada por el conocido espadachín Miyamoto Musashi. Luchar con una espada en cada mano duplica la capacidad ofensiva y defensiva del espadachín, pero esta técnica requiere de un entrenamiento específico e intenso. Esencialmente, mientras una espada bloquea el ataque del oponente, la otra se utiliza para cortar y atacar simultáneamente. La técnica para la doble espada se practica hoy en día y enseña a los iniciados el arte de lucha con espada kenjutsu.

Más galerías de fotos



Escrito por frederick s. blackmon | Traducido por xochitl gutierrez cervantes