Técnicas para establecer vínculos entre padres y adolescentes

Cuando tu hijo era más pequeño, tú eras el centro de su mundo. Él no podía esperar a llegar a casa para contarte todo lo que le había pasado. Quería acostarse contigo todas las noches, y leer juntos o abrazarse con mami era lo más importante. Luego, tu hijo se convirtió en un adolescente y, de pronto, sus amigos lo son todo. Pasa todo su tiempo enviándose mensajes de texto o conversando con ellos, y ya no tiene tiempo para ti ni para su papá. ¿Cómo puedes renovar esos lazos con tu hijo?

Disponibilidad

Si sientes resentimiento por las dificultades que has atravesado con tu hijo, sencillamente evita más dolor o decepción para ti y para tu hijo. Algunos padres ni siquiera se interesan en sus hijos adolescentes. De acuerdo con Ken y Elizabeth Mellor en su libro "Teen Stages: The Breakthrough Year-By-Year Approach to Understanding Your Ever-Changing Teen" (Las etapas de la adolescencia: un innovador enfoque, año a año, para entender los constantes cambios de tu hijo adolescente), encontrar tiempo para comunicarte con tu hijo adolescente es crucial para su desarrollo como persona. Si no pasas tiempo con él, él encontrará a alguien que sí lo haga.

Alaba a tu hijo

Si reprendes a tu hijo adolescente todo el tiempo, él pensará que no puede complacerte. Intenta, según MayoClinic.com, elogiar a tu hijo dos veces por cada reprimenda o crítica que le hagas. Aunque tu aprobación no parezca ser apreciada, él adorará cuando de manera sincera describas sus fortalezas o ensalces sus esfuerzos. Tu hijo adolescente siempre está haciendo algo bien, así sea algo insignificante. Por ejemplo, puedes decirle: "Me encanta cuando recuerdas colgar la toalla".

Acéptalo

Tu hijo adolescente no eres tú. Acéptalo como es y no lo compares contigo mismo o con otras personas que conoces. Si se quiere vestir de una forma que no te parece atractiva, procura no preocuparte por ello. O si se quiere pintar el pelo o ponerse un esmalte de uñas muy oscuro, piensa que es algo temporal y deja las objeciones para asuntos más importantes, como el consumo de alcohol o de drogas, o el tabaquismo. Edúcalo con respecto a los riesgos para la salud y pregúntale cómo lo perciben las otras personas y si esa es la impresión que quiere causar. Como tu hijo adolescente está en busca de sí mismo, expresarse es parte de esa aventura. Acéptalo y recuerda que tu relación con él es más importante que lo exterior.

Comunícate

Fomenta una atmósfera de transparencia y apertura con tu hijo adolescente. Pon los computadores de la casa en espacios compartidos; expresa tu respeto por sus opiniones y escúchalo siempre, mirándolo a los ojos. Busca terrenos comunes: siempre hay algo en lo que puedan coincidir. Invítalo a la cocina cuando estés preparando las comidas. Si cometes un error, riéte: la risa es la receta para el éxito con un adolescente. Imita el estilo de conversación de tu hijo. Por ejemplo, comparte tus experiencias en el trabajo, en lugar de sermonearlo. Si no puedes hablar, escríbele notas o mensajes de texto, pero no lo regañes.

Comparte

Busca algo que tú y tu hijo adolescente puedan compartir. Interésate en el último videojuego en el que tu hijo esté participando y hazle preguntas que lo hagan ver que estás prestando atención. No subestimes sus intereses. Puedes encontrar un hobby que tanto tú como tu hijo disfruten. Algunas mamás han aprendido a tejer, y a sus hijas les ha interesado también. Si a tu hijo le gusta tocar la guitarra, sin importar su nivel de dominio del instrumento, préstale atención, escúchalo y míralo tocar: él adorará tener una audiencia que lo aprecie. Llévalo a tiendas de música para que compre discos u otros artículos.

Más galerías de fotos



Escrito por ava lee | Traducido por natalia orduz