Técnicas escalada de peñascos para principiantes

Los peñascos, o escalada, son rutas difíciles cortas sin una cuerda para detener tu caída, reduce la escalada a nada más que a ti y la roca, y los movimientos, además de una almohadilla para caídas, y con suerte un amigo o dos para que te ayuden a guiar la almohadilla de caídas por si te caes. Aunque expertos escaladores empujan a sus límites, los problemas de un fuerte peñasco, un búlder es también una excelente manera para que los principiantes dominen la más básica de las técnicas de escalada.

Espacios

Los escaladores suelen subir en grupos, animándose mutuamente sobre como abordar los difíciles problemas. Puedes hacer una contribución útil, así como un principiante, al aprender a detectar el espacio correctamente. Como un observador de lugar o a veces uno de los vigilantes, se ubica de pie cerca, pero no directamente debajo del escalador, alrededor de los bordes de la almohadilla de choque o área de aterrizaje. No intentes atraparlo realmente si se está cayendo, ambos saldrán heridos. En vez de mantener ambas manos en alto, dispuesto a hacer contacto justo encima de tus caderas, y guíalo hacia un aterrizaje seguro sobre la almohadilla de aterrizaje.

Técnica básica

Algunas técnicas fundamentales se aplican a cualquier estilo de escalada, ya sea que esta sea búlder o de escalada con una cuerda. Coloca siempre el dedo gordo del pie, o ambos lados de la zapatilla de escalada cerca del dedo gordo del pie, en los huevos en lugar de su empeine. Mantén los brazos rectos siempre que puedas, y utilízalos para mantener el equilibrio y para apoyar la mayor parte de tu peso corporal en los pies y las piernas. Por último, mantén las caderas tan cerca de la pared como sea posible. Esto hará que sea más fácil mantenerte a ti mismo con tu parte inferior del cuerpo, que a su vez conservará tu fuerza superior del cuerpo para los movimientos más difíciles.

Tira de lado y adherirse abajo

Incluso en los problemas de principiante para búlder, te encontrarás con algunos sostenendores que no podrás agarrate bien desde abajo. Con tiras de lado, donde la apertura que aparece normalmente se aferra a este lado del soporte, apunta a un lado, mantén el brazo recto mientras envuelves tus dedos alrededor de la parte del soporte, inclinando las caderas en dirección opuesta y cerca de la pared. Para adherirse abajo, donde la apertura están en el fondo del soporte, apuntando hacia abajo, trae los pies en alto, toma el soporte bajo la cuerda, y mantén los brazos rectos mientras empujas con tus pies, manteniendo las caderas cerca de la pared.

Trabajo de pies y movimiento de cuerpo

El trabajo tranquilo y preciso de pies es el sello de un escalador con experiencia en cualquier estilo. Practica colocando tus pies lenta y deliberadamente a medida que trabajas cada problema. Además, práctica desplazar el peso entre los pies, y cambiar el peso corporal de forma tan fluida como te sea posible mientras te mantienes en la pared. Los movimientos suaves hacen que sea más fácil mantener el equilibrio, y hacer de ello un hábito ahora te servirá bien si continúas con problemas de búlder más fuertes. Sobre todo, recuerda que debes relajarte y respirar, que por sí solo puedes volcar tus habilidades de búlder una o dos grados.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por franco castro